meta name='verify-v1' content='pwiMUB28RJ4hiCr1EXENhHkHqJz4luG0BcIKSmW7UJk=' /> penelope en el paraiso: HOY TOCA VIVIR

lunes, 29 de diciembre de 2008

HOY TOCA VIVIR

Hoy al salir de la guardia me he dejado las llaves de mi casa en la cerradura de mi taquilla en el hospital. Mañana vuelvo de guardia. Otras 24 horas viendo dramas humanos y horas interminables en los quirófanos. Sin parar.

Hombre de 70 años reintervenido 3 veces de urgencia en 7 días por complicaciones quirúrgicas y un cancer gástrico que está ganando la batalla a la ciencia, al amor de su familia y al empeño de todos. Una hija que pierde los estribos, que nos grita, que se encara, que nos demanda que su padre viva. La rabia. La impotencia. Me gustaría gritar con ella. Prometerle que esta vez todo va a salir bien. Pero no puedo. La rabia. La impotencia también son nuestras.
Sin embargo, me limito a a relatarle las posibles complicaciones anestésicas de una operación tan delicada. La miro a los ojos: "Haremos lo que podamos. Le llevamos al quirófano en 5 minutos".
Maldigo mientras voy hacia el quirófano. Mierda, mierda, mierda!!!
Buenos cirujanos, un buen hospital, la tecnología más avanzada. Y la vida que se nos escapa entre los dedos.
Algunas veces, sale bien. Sí. Muchas veces sale bien. Algunas veces sale una de la guardia con una sensación de alivio por la certeza de que esto merece la pena. De que funciona.
Otras, con el eco de las palabras de rabia de una hija retumbando en los oidos. La constatación de que no siempre podemos. La impotencia en los bolsillos del pijama, junto al fonendo y al vademecum. El cansancio físico. Las ojeras.
La cabeza tan llena, que te dejas las llaves de tu casa en la taquilla del hospital. Y un trozo de piel en las paredes del quirófano.
A lo mejor es que no quiero irme. A lo mejor es que no quiero llegar.

No sé por qué me ha afectado tanto esa mujer. Si a menudo vemos casos así...
Mi casero me salva la vida. Tiene otras llaves. No soportaría volver al hospital a recogerlas hoy. Me las guardan.

Mañana vuelvo. 24 horas más entre esas paredes.
Hoy toca recuperarse, comprar comida, arreglar la casa. No creo que tenga fuerzas físicas mas que para lo primero. Puede parecer poco apasionante. Pero es simplemente, que hoy toca seguir viviendo. Hoy toca la vida!

Entonces, por qué lloras por lo que no tienes, por lo que echas tanto de menos...
De qué te quejas penélope...de qué te quejas. Si hoy te ha tocado de nuevo la lotería.

Si hoy...Hoy a tí, te ha tocado la vida.
Que la disfrutes.

7 comentarios:

Turulato dijo...

Hay momentos en la vida de alguien en los que quienes solemos visitarle deberíamos estar en silencio, acompañando solo y contribuyendo a mitigar la soledad.
Aquí estoy. Lejos físicamente, pero unido a ti por el suave lazo de las palabras.
Aquí estoy. Sin verte, pero leyendo tus sentimientos; compartiendo tu tiempo lo mejor que se.

Permíteme. Soy viejo. Y he aprendido un poquito; ¡no, por la edad no!. Cosas vividas que nadie tiene por que saber.
Hay ocasiones en que no comprendemos la existencia. Nos abruma; y es fácil llegar a sentirse cansado de estar cansado. Y es muy duro batallar solo, sin poder decirle a alguien "ahora tira tú, que yo no puedo".

Pones de tu parte todo lo que puedes. A ti -como a todos- te gusta que salga bien; y que te rodee el alivio, la esperanza confirmada, la sonrisa alegre, el suspiro de tranquilidad ..
Y nada. Al contrario. Dolor y rabia. Incomprensión; y cuando lo que ocurre escapa de lo que concebimos, nos asusta. Miedo. Y todos reaccionamos igual: buscamos un culpable a quien sacrificar.

La gran cuestión: ¿Para qué tanto dolor?; ¿por qué?. ¿Es que sirve para algo?. ¿Qué sentido tiene, a veces, la existencia?. Lo has pensado. Y no encuentras la respuesta...

Creo que la respuesta se encuentra en que no es necesaria. Nos guste o no, lo admitamos o no, -todo ello indiferente-, solo es un problema de soberbia.. Porque luego de entender la vida, ¿qué?; ¿nada más, suficiente?.

No Penélope. La existencia es acción. Me incomoda quien se tranquiliza cuando entiende; solo quien tiene la gallardía de asumir lo que le toca, aunque en la mayoría de las ocasiones no alcance a comprender por que, me hace estar a gusto.
Y es que mi oficio -y creo que se puede aplicar esto a todos- me ha enseñado la verdad de la fábula de Tomás Iriarte "Galgos o podencos"..: Los que por cuestiones.. dejan lo que importa,
llévense este ejemplo
.

Y lo que importa para vivir con dignidad y sentir la existencia, es no dar importancia al fracaso o al éxito. Asumir lo que toca, sea lo que sea.
Sentir el dolor, tan intensamente como merezca. Engordar con cada triunfo, pero sin vanagloria. Eso está bien. Pero nunca, nunca, detenerse y engolfarse en uno u otro.
Al cabo, ya viejo, te das cuenta de que lo único importante es el patrimonio humano acumulado. Solo después de haber sufrido y vivido el dolor del alma -como tú trasluces en este artículo- podrás comprender en toda su amplitud lo que significa.
Da gracias cada vez que te estalle la vida en la cara. Es el único camino para aprender a vivir. Para enriquecerse como persona. Para ser, en verdad, un Ser Humano. Para vivir tiernamente a los demás.

Solo un golfo cagón vive contento en constante felicidad.

JJ dijo...

Para mi desgracia, me cuesta trabajo creer que alguien que viva pueda ser optimista o que alguien que de verdad se haya enterado de qué es la vida, lo sea.
Ya sabes que yo naufragué, quizá por eso mi rencor o quizá porque naufragué la conozco demasiado como para valorarla.

Lunarroja dijo...

Joder Penélope, ¡que me has puesto la carne de gallina!
¿Sabes una cosa? Te admiro.
Y puedes estar segura que una de las mejores cosas del 2008... ha sido descubrir tu blog.

Me uno a tu final. Son palabras, preguntas y dudas que me hago cada día: ¿por qué echamos de menos eso que no tenemos... cuando lo que tenemos es la vida?

Un beso quitándome el sombrero, y espero que en 2009 sigas igual que hasta ahora.

Penélope dijo...

Dios mio. Esto no puede seguir así. Fiesta!!. Hay que hace una fieeeeeeeeestaaaaaaaaaa!!!!!
Turu, tu pones el armagnac. JJ, tú el pulpito que pescaste cuando el naufragio. Luna: a bailar. A bailar se ha dicho!!.
Yo pongo el rock and roll.

Y arriba los corazones!!!!

Me encantan vuestros comentarios. Son parte del escrito. Como dice Turu "el dolor hay que sentirlo tan intensamente como se merezca" (qué precioso). Pero eso no significa ser infeliz. Yo me siento afortunada de poder sentir. Sentir mucho y con muy diversas emociones.

Pero hala. Ya filosofamos mucho por hoy. A veces hay que demelenarse.

¿O no?

Pues eso. Fiesta.

Besossssss.

Penélope dijo...

Lunarroja...en fin...gracias. No sabes qué bien me hace sentir eso, porque como yo lo veo mas bien normalito y monotemático (yo,yo,yo...). Un besico.

Turu, JJ, chicos: creo que os he puesto melancólicos con mi escrito. Jo, es que soy un poco melodramática. El otro dia me enganché a "lo que el viento se llevó" sin moverme del sofá.
Así que no me hagais mucho caso.

Pues eso. Fiesta, no? (y no tiene que ver con el pifostio loco que e va a organizar esta noche, ufff, que alergia).

Bueno,Feliz año a todos.
Nos vemos e año que vin, por aquí, mundo bloggero.

Lunarroja dijo...

No tienes que dar las gracias.

Y me apunto a la fiesta!!!!! ¿cuándo? ¿dónde?
;-)

Nuareg dijo...

Yo también me apunto