meta name='verify-v1' content='pwiMUB28RJ4hiCr1EXENhHkHqJz4luG0BcIKSmW7UJk=' /> penelope en el paraiso: 2008

miércoles, 31 de diciembre de 2008

31 DE DICIEMBRE.


Es extraño que yo, aborreciendo como lo hago las fiestas “oficializadas” del calendario, tenga una curiosa simpatía por esta fecha.

Desde hace años guardo una relación bastante especial con la noche del 31 de diciembre. Es un momento que me reservo para mí, mientras me viene a la mente todo lo que me ha pasado durante el año, pero siempre, con una extraña sensación de calma en el alma.

Hoy, vuelvo a repasar mentalmente, con cierta melancolía plácida, mucho de lo transcurrido en este 2008:
Una apendicitis aguda, la visión de un quirófano “desde el otro lado”. Mi sonrisa justo antes de quedarme dormida mientras entregaba confiada mi cuerpo a otras manos. El miedo. La gratitud. Y una cicatriz perenne en mi vientre.
Los amigos que lo siguen siendo, y los que creí que lo eran.
Los días malditos, los hombros caídos, la dificultad de andar.
Los momentos de gloria. La sonrisa en mi boca y la luz en la mirada. Los días de vino y rosas. Los malos tiempos. Malas comidas, mucho tabaco, demasiadas guardias.Demasiadas ausencias.Una neumonía. La mujer que me cuidó como solo una madre sabe hacerlo. Mis múltiples firmes decisiones de dejar de fumar que nunca cumplí. Mi buena salud, a pesar de todo.
La desaparición de mi familia teatral. Una obra que nunca se llevó a cabo. Muchos días de ensayos. Un escenario vacío. Mucho esfuerzo. Demasiada ilusión.
La aceptación de la facilidad con que algunas personas pueden romper los vínculos. La decepción. El dolor. El cansancio de vivir.
Formentera. Su sol. El silencio entre las sabinas y ese mar que ya se ha quedado grabado en mi memoria a fuerza de atardeceres.
El amigo que se fue. Mi ultimo encuentro con él. Aquél batido de fresa, aquella conversación despreocupada. Madrid, una tarde cualquiera. La muerte, tan irónica.
La llegada al mundo de Carmen. Sus ojitos. Su sonrisa. La soledad. Las ganas de ser amada. Los besos que me dieron. Los besos que no me dieron.
Lo que cuesta hacerse mujer. Las lágrimas. La ternura. La guerra interior. La paz interior. Mis gatitos. Un blog...
Y algún poema.



Un año intenso.


Algo más que esto: la vida.
Algo menos que esto: la vida.


Y tanto por llegar. Siempre, tanto por llegar.




Feliz 2009 a todos.

lunes, 29 de diciembre de 2008

HOY TOCA VIVIR

Hoy al salir de la guardia me he dejado las llaves de mi casa en la cerradura de mi taquilla en el hospital. Mañana vuelvo de guardia. Otras 24 horas viendo dramas humanos y horas interminables en los quirófanos. Sin parar.

Hombre de 70 años reintervenido 3 veces de urgencia en 7 días por complicaciones quirúrgicas y un cancer gástrico que está ganando la batalla a la ciencia, al amor de su familia y al empeño de todos. Una hija que pierde los estribos, que nos grita, que se encara, que nos demanda que su padre viva. La rabia. La impotencia. Me gustaría gritar con ella. Prometerle que esta vez todo va a salir bien. Pero no puedo. La rabia. La impotencia también son nuestras.
Sin embargo, me limito a a relatarle las posibles complicaciones anestésicas de una operación tan delicada. La miro a los ojos: "Haremos lo que podamos. Le llevamos al quirófano en 5 minutos".
Maldigo mientras voy hacia el quirófano. Mierda, mierda, mierda!!!
Buenos cirujanos, un buen hospital, la tecnología más avanzada. Y la vida que se nos escapa entre los dedos.
Algunas veces, sale bien. Sí. Muchas veces sale bien. Algunas veces sale una de la guardia con una sensación de alivio por la certeza de que esto merece la pena. De que funciona.
Otras, con el eco de las palabras de rabia de una hija retumbando en los oidos. La constatación de que no siempre podemos. La impotencia en los bolsillos del pijama, junto al fonendo y al vademecum. El cansancio físico. Las ojeras.
La cabeza tan llena, que te dejas las llaves de tu casa en la taquilla del hospital. Y un trozo de piel en las paredes del quirófano.
A lo mejor es que no quiero irme. A lo mejor es que no quiero llegar.

No sé por qué me ha afectado tanto esa mujer. Si a menudo vemos casos así...
Mi casero me salva la vida. Tiene otras llaves. No soportaría volver al hospital a recogerlas hoy. Me las guardan.

Mañana vuelvo. 24 horas más entre esas paredes.
Hoy toca recuperarse, comprar comida, arreglar la casa. No creo que tenga fuerzas físicas mas que para lo primero. Puede parecer poco apasionante. Pero es simplemente, que hoy toca seguir viviendo. Hoy toca la vida!

Entonces, por qué lloras por lo que no tienes, por lo que echas tanto de menos...
De qué te quejas penélope...de qué te quejas. Si hoy te ha tocado de nuevo la lotería.

Si hoy...Hoy a tí, te ha tocado la vida.
Que la disfrutes.

domingo, 21 de diciembre de 2008

UNA MIRADA NUEVA





Las lucecitas inundan las calles de Madrid con absurdos mensajes de bajo consumo. Sol está intransitable, y hordas humana ponen en peligro la integridad física de aquellos que no se resignan quedarse en sus casas bajo una manta. El frío atiere los dedos y a veces, el alma y los virus campan a sus anchas instalándose en narices y pulmones, mientras aumenta la venta de naranjas, limones, jalea real y sueños, y disminuye sospechosamente el porcentaje de seres mezquinos y malas intenciones.

La tele nos acribilla con anuncios de perfumes caros y muñecas escatológicas que piden hacer sus necesidades. El Corte Inglés se ha vestido de fiesta y nos embauca con millones de objetos "necesarios" para estos días. Y Zara está a las puertas de sus mejores rebajas del año.

Los centros de belleza trabajan un 20% más intensamente que el resto del año, para aumentar en un 20% la ilusión de juventud y el brillo y hacer así un buen conjunto con las bolas del abeto del salón.

Los restaurantes se frotan las manos, y los mendigos se frotan la tripa. La alegría se vende en las esquinas, junto a los boletos de lotería, y la tristeza por los que no están se tiene que esconder en los cajones.

Los niños aprenden villancicos y que jesús es una figurita de barro que hay que poner en el salón, junto a la mula, mientras esclavizan a los padres de todo el mundo, condenandoles a conseguir, como sea, el juego de play station último modelo, o dejarán de creer en Santa Claus y los Reyes Magos.

Se habla de la crisis por todas partes y se intenta conseguir, a la desesperada, la forma de regalar algo barato y a poder ser, inservible.

Y todo el mundo anda como estresado, porque no sabe cómo ser feliz, ahora que es más políticamente correcto que nunca.




Debe ser que es Navidad.



Pero este año tengo una pequeña razón que ha hecho que, por primera vez desde hace mucho tiempo, me sienta con ganas de no estar tan fuera del mundo durante estos días.


Se llama Carmen y tiene 72 días.


Y su mirada, toda la ternura del mundo.












Feliz Navidad a todos.




viernes, 19 de diciembre de 2008

AQUELLOS AÑOS...


Algo ha cambiado desde que llegué aquí...Algo tan imperceptible como real... quizá sea yo y los 11 años transcurridos desde que aterricé en Madrid, con mis maletas llenas de hambre de felicidad e ingenuidad veinteañera, a partes iguales. ¿Dónde se quedaron aquellos días, en los que todo era posible, dónde salvábamos el mundo con una canción y un poema, y el tiempo no importaba nada? Un chico sentado en una terraza...un libro en su mano...una mirada...una historia en mi cabeza...y empieza el milagro. Madrid era el cobijo de mis fantasías de juventud, el lugar donde todo podía pasar, donde los reyes se daban la mano con los mendigos y la vida era contada a ritmo de chato y poesía hasta el amanecer, donde recitar a los clásicos nunca fue un snobismo sino algo tan natural como el respirar, donde un paseo por el Madrid que relató Galdós podía curar una tarde melancólica, y hasta una pena de amores...Lugar de encuentro de insomnes y artistas, de poetas y contadores de historias, de vividores y soñadores...cuando antes, soñar, o vivir...no costaba tan caro....Es el 2000...Un chico canta en el metro, es de papás bien, pero decide coger su flauta travesera y dejarse llevar por su impulso, no sabe qué quiere, ni donde lo quiere, pero lo está descubriendo así, al modo “Madrid”, al modo de las cosas locas, extravagantes y bohemias.
Ahora en el metro está un hombre que toca un bolero triste con su caja de música eléctrica...y ya nadie se para a escucharle. Es su trabajo, no una aventura. Son cinco hijos y un camastro duro cuando vuelva a casa.
Ahora no queda tiempo para soñar. Te empujan por la calle. Te empujan en los bares. Te empujan en el en el trabajo. Intercambiar dos palabras sinceras con alguien se ha convertido en el pequeño milagro del día. Han cambiado las calles el sonido a emoción y sueños por realizar, y ahora suenan a bachata, a ruido de cloaca y a claxon impaciente. La soledad aumenta con la misma rapidez que el número de personas que puebla esta ciudad. Madrid ya no es el Madrid que yo amé. La aventura ahora ya no es soñar, es sobrevivir. Me he dado cuenta, de que vivo en una jungla. ¿¿Es Madrid quién me ha dejado o soy yo, que por fin, he abierto los ojos??

A veces sigo buscando lo que quería encontrar cuando llegué aquí. Pero solo lo encuentro a duras penas. O quizá me lo imagino.
Para no reconocer que ha cambiado. Que he cambiado.

Para no marcharme...todavía.


miércoles, 17 de diciembre de 2008

EL DESTINO DE UN BLOG


Desde que empecé este blog (otra de las pequeñas y poco arriesgadas locurillas de mi vida, y animada por un amigo) me pregunto qué significado tiene si es que tiene alguno.
Soy paradójica desde que nací: me gustan las cosas porque sí, pero a la vez me siento tremendamente práctica. Las cosas creo que han de servir para algo, pero a la vez hacer algo solo por el deseo de hacerlo es uno de los placeres de la vida.
En fin, no sé.

La cuestión es que me pregunto que hay millones de personas en el mundo que han abierto un blog. Algunos son realmente fascinantes, y se aprenden cosas. Otros son muy informativos, y exponen opiniones diferentes a las que se oyen y se perciben en los grandes medios de comunicación. Otros son pequeñas joyas literarias, y otros son simples medios que sus autores usan para expiar algún mal trago vivido y los usan como una especie de terapia. Otros, realmente, no dicen nada. Algunos, quizá simplemente lo hacen por aburrimiento vital.
Veo que muchos de ellos no son actualizados desde hace meses, o incluso años.

Pero ahí están. Como una huella de lo que algún día fueron. Como fantasmas errantes en una bloggosfera ingrávida donde permanecen flotando a la deriva sin destino alguno.
Yo me pregunto: ¿qué será dentro de unos años, de muchos años, cuando volvamos a mirar nuestro blog si es que todo esto de internet no se ha ido al carajo, y veamos lo que escribíamos cuando teníamos treinta años?? ¿Nos moriremos de vergüenza? ¿Nos sentiremos melancólicos? ¿Tendremos un nuevo arrebato de retomarlo otra vez?

Porque...¿cuánto tiempo se puede estar escribiendo un blog?

Y cuando lo dejemos....¿qué pasará realmente con él? ¿Nos atreveremos a pulsar la tecla “eliminación” y borrar de un solo botonazo tantas cosas escritas? ¿Se puede guardar un blog como se guarda un libro o un diario, en un cajón, hasta que un día nuestros hijos lo encuentren y sepan más cosas de nosotros?

Los suspiros son aire y van al aire...ya saben... Pero dime, bloggero, cuando un blog se olvida....Sabes tú adonde va??....

martes, 16 de diciembre de 2008




Abrir las puertas de un reino exangüe es difícil.
Caen los muertos por las esquinas.
La sangre seca se pega por todas partes
y es muy cansado blandir
la espada hasta el amanecer.
Un poquito de tregua, no me vendría mal.
Dejar de luchar todo el tiempo
dejar esta armadura que araña
la piel de tanto llevarla.
Abrir las puertas de un reino
amurallado durante años
es un peligro.
Corres el riesgo de que entre un bárbaro
y te diga:
te quiero.




miércoles, 10 de diciembre de 2008

SI GRAY* LEVANTARA LA CABEZA



Andaba yo ayer de guardia en mi queridisima segunda casa, magullado el cuerpo y la mente y con la falta de sueño a cuestas, que como dicen en mi pueblo "no hay guardia buena", cuando, en uno de los escasos ratos libres, ya al final del día, pudimos abandonarnos en el sofá de nuestro cuartito privado y estirar, por fin, las piernas (aun quedaba la noche). Y, como seres monográficos que somos (los médicos, quiero decir), no se nos ocurre otra cosa que ponernos a ver "Anatomía de Grey".


La verdad es que yo no soy muy asidua de series de médicos, pero nos enganchamos desde el primer minuto al capítulo llamado "Código negro".


El hospital estaba tomado por los geos debido a la existencia de un explosivo que se había quedado impactado en el estómago de un paciente y la cosa era que podía estallar en cualquier momento. El desenfreno era sublime. La organización, perfecta. Los geos, guapísimos (ese kyle chandleeeeeer!!)


Ahí estaba una crecidita Cristina Ricci tapando con su mano la herida bajo la cual yacía dicho artefacto, temblando de miedo y a puntito de una crisis de ansiedad porque si levantaba la mano se podían ir todos al mismo infierno. A su lado, (POR FIN!!), hace presencia, por vez primera en la serie (y sin que sirva de precedente) la figura de un... anestesista!!, esos seres habitualmente invisibles y supuestamente inservibles, que las pocas veces que salen en las películas, de refilón, están como pasmados en un rincón del quirófano haciendo, digamos...nada. Este señor, el anestesista, al contrario que todo el resto del elenco, es feo, viejo, y, finalmente, un cobardón que deja solos al moribundo paciente y a la aterrada chica, soltandole el ambú y allí se las apañen, mientras él se larga de la forma más vil posible. En nuestro orgullo herido, no pudimos sino soltar una buena carcajada, acostumbrados como estamos a que nuestra especialidad apenas sea conocida, pero de ahí a ser caracterizados como los fulanos cuyo trabajo no vale un pimiento morrón y los más despreocupados de la vida del paciente... Que ensañamiento, compadre.


En fin, mientras tanto, Izzie y Alex deciden que tienen las hormonas revueltas por lo tenso de la situación y se lían a lo bestia en uno de los cuartos de residentes (vamos, lo habitual cuando uno se estressa en una guardia).


Miranda está a punto de parir y monta un numerito, con 9 centimetros de dilatación, diciendo que se quiere ir a su casa (pero a esta no la llaman la atención ni le ponen la epidural, JA! no te lo crees ni tú).


Derek desoye los mandatos de abandonar el hospital y sigue operando a su paciente él solito (repito: él solito, machoteeeee!)


Meredith y Cristina, impecables y glamourosas a pesar de llevar todo el día de guardia, juegan a ser heroes y acuden al grito deseperado de la pobre chica que ha sido abandonada por el malévolo anestesista. (Chicas, sois mis heroínas).



Y entre amenazas de bomba y evacuación a lo McGyver: geos por todas partes, comportamientos heroicos, chalecos antiexplosivos, confesiones amorosas, lágrimas varias y explosión final (vamos, el día a día de un hospital).


¿Cómo quieren que vea series de médicos si cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia o un amago febril del guionista, que digo yo quién asesorará a estos señores para escribir los guiones?


Los médicos están todos buenorrísimos, la vida del residente es apasionante y novelesca, las guardias lugares de lujuria y desenfreno, los casos clínicos son extremos y disparatados, el hospital un hotel de cinco estrellas, los cirujanos perfectos adonis heroes patrios, y los anestesistas... simplemente, no existen.


Pero vamos, salvando estos detalles, la serie es creíble.
Y la banda sonora está bien.
Pero que muy bien.




*Henry Gray: anatomopatógo inglés nacido en 1825 que publicó el famoso tratado "Henry Gray's Anatomy of the human body" , el libro de Anatomía más famoso, de obligada consulta para los estudiantes de Medicina de todo el mundo. Ver artículo de "el mundo": "la otra anatomía de Gray".

lunes, 8 de diciembre de 2008

LA REVOLUCION SEXUAL




Corrían los años 60 cuando se produjo el movimiento más romántico, revolucionario y libertario que a priori había dado la historia hasta el momento. Su lema "haz el amor y no la guerra", y otros como "paz y amor" le siguieron, describiendo así el espíritu proguesista y pacífico de una generación harta de dogmas, dictaduras y conflictos bélicos.

Paralela e íntimamente unido a este movimiento, tuvo lugar el comienzo de la llamada "revolución sexual", que partió sobre todo de un país de costumbres puritanas hasta la médula, extendiendose como la pólvora a todo el orbe, abriendose así un nuevo mundo de posiblidades, encuentros no marcados por la moralidad y culpas e inhibiciones lanzadas al baul de las cosas inútiles y obsoletas. Se pasó del blanco al negro sin un verdadero proceso de preparación interior y resultó ser una explosión de desahogo y liberación, en parte beneficiosa por lo que de liberador supuso y por la ruptura que significó con las rígidas normas morales que imperaban en ese momento, pero en parte desorientadora y generadora de muchas ansiedades y vacíos afectivos.
Y lo que comenzó siendo un sano rechazo a un pensamiento rígido, antinatural, generador de conflictos y traumas, ha devenido en otro pensamiento, no menos rígido y no menos generador de otro tipo de conflictos.

Los encuentros sexuales en la actualidad parecen carecer de importancia alguna, es mercancía barata, que se desea AHORA y se satisface YA, y en la mayoría de las ocasiones se les ha desprovisto del valor más allá del mero contacto satisfactorio entre dos cuerpos para alimentar un momentaneo deseo sexual. Muchos encuentros livianos, para no caer en la "pesada carga" de conocer al otro, de relacionarse de verdad.
La cultura del des-encuentro.

Pero oh la la, resulta que no todo el mundo está preparado para desvincular de forma tan perfecta un encuentro de este tipo del mundo de afectos que puede provocar, de las ganas y deseo de continuidad, y necesidad de una relación más profunda y en no pocas ocasiones lo que dejan despues de una noche de pasión es vacío y frustación. No todo el mundo tiene tan claro que a la mañana siguiente "lo de anoche no significó nada", ni se sienten libres y desahogados con un "ya nos llamamos" o "ya nos veremos".

Hay personas cuyo deseo va más allá del momentaneo contacto sexual, personas cuyo deseo principal es "encontrarse" en el más amplio sentido de la palabra con "el otro", y resulta que deciden obviar un encuentro casual, aunque lo deseen en ese momento, en pos de conseguir el verdadero deseo que les satisfaga de verdad. Pero según la demagogia barata imperante en la actualidad si una persona se abstiene de tener un encuentro sexual con otra, y máxime si reconoce que se siente atraida sexualmente por ella, frecuentemente se la calificará de "inhibida", "estrecha", "católica moralista", o simplemente "gilipollas" por desaprovechar la oportunidad. En más de una ocasion he escuchado a hombres de mi generación explicar de forma simple y clara la causa de que un hombre dejara bruscamente de llamar o de ver a una mujer: "¿Y cuantas veces dices que salisteis? - pues..unas seis - ¿Y no follasteis nunca? -Pues...no- Claro hija mía, por eso se largó!!!!" O a grupos de amigos que se asombran de que uno de ellos haya rechazado a la tía buena de turno que se le acerca con ganas de rollito, y se mofan de él sorprendidos: pero qué te pasa,chico, estás tonto, eres marica o qué?? (En este sentido esta famosa "libertad sexual" puede ser en ocasiones mucho más tiránica con los hombres que con las mujeres).

Y así las cosas, muchas mujeres y muchos hombres de hoy día se sienten culpables de no haber aprovechado el momento de tener sexo, cuando antes la culpabilidad procedía de haberlo mantenido. Porque pareciera que la "normalidad" es eso.

Y yo me pregunto: ¿dónde queda la libertad para decidir que no haces algo, te apetezca o no te apetezca, porque sabes que a la larga no te va a satisfacer?? Uno puede abstenerse de comer caramelos todo el día y fumar si su deseo es mantener la dentadura sana, y eso a nadie le parece raro.
¿Donde queda la famosa libertad para hacer lo que te de la gana sin que te tachen de tener poca libertad o de tener prejuicios? El prejuicio es aceptar que todo vale, que nada tiene importancia y que si no follas cuando tienes la oportunidad, básicamente eres un reprimido o un imbécil.

¿Es eso la libertad sexual?


domingo, 7 de diciembre de 2008

Yo creo que el eterno problema de hombres y mujeres es, básicamente, que no nos entendemos.


CAMBIOS

Bueno, en vista de que mis amigos casi se quedan ciegos de la impresión por el color rojo chillón por el que cambié mi blog y las multiples protestas recibidas, he decidido volver a las andadas. Hala...gris marengo o verde caqui devenido en desteñido, no sé.
Ha sido como una pequeña infidelidad...

viernes, 5 de diciembre de 2008

TEST: TUS SUEÑOS Y TUS REACCIONES

(Nota: en atención a patachunga turulato, he adaptado este test a hombres y mujeres)
Test gilipollas para saber cómo eres si sueñas lo siguiente:

¿Y si resulta que un buen día sueñas con una persona que conoces y en la que nunca habías pensado amorosamente y en el sueño sientes que te derrites por sus huesos? Con qué cara te levantas?
a) indiferente
b) acojonada/o
c) perpleja /o
d) curiosa/o
e) ilusionada/o



¿Y cuando le ves, casualmente, al dia siguiente y te da un vuelco el corazón...qué piensas?
a) vaya, me ha entrado una arritmia cardiaca
b) se me ha olvidado comprar la lotería
c) la estamos cagandooo...
d) dios mío, creo que me gusta
e) es el hombre/mujer de mi vida



¿Y si después de meditar en casa llegas a la conclusión de que te apetece verle otra vez, qué haces?
a) bajar a por otro paquete de tabaco
b) hacerte invisible
c) nada
d) comentarlo con el psicoanalista
e) hacerte la/el encontradizo/a con minifalda y tacones de aguja, o en su defecto pantalones de cuero ajustados y gafas de sol estilo "grease".



¿Y si resulta que crees que esa persona puede hacerte caso algun día...cómo actúas?
a) Me leo el último artículo del “Cardiology” sobre la relación entre tabaco y arritmias.
b) Me muero de miedo
c) Me digo que en la vida se fijará en mí y a otra cosa, mariposa
d) Intento establecer una conversación con él/ella para conocerle un poquito más
e) Cancelo todas mis otras citas y ya me imagino el viajecito que nos haremos a las bahamas




Resultados.
Si la mayoría de tus respuestas:

fueron a): Tía, tío, no te enteras de nada. Deja de fumar tanto, de pensar tanto en medicina y lee más a freud.

fueron b): Eso, eso! como las avestruces! Esconde la cabeza bajo la tierra, cobarde!!!

fueron c): Das por hecho cosas. Igual te equivocas. Así vamos mal, querida/o.

fueron d): Aiñññññ, los caminos de la mente son inescrutables...escuchalos, tantea el terreno y a ver que pasa. Igual te llevas una sorpresa!

fueron e):
Tú estás tonta/o, chica/o. Ni tanto ni tan calvo. Que una cosa es una cosa y otra cosa es un violín.

jueves, 4 de diciembre de 2008

EL HOMO TAXI


Tengo que reconocer que nunca me he llevado bien con los taxistas.


Los suelo percibir como seres extraños a los que no logro entender, generalmente malhumorados y mudos o excesivamente parlanchines, con una educación dudosa en la mayoría de los casos y obsesionados por ganar 5 centimos en su carrera aunque eso les suponga devolverte mil monedas si la carrera te cuesta 7 euros con 5 céntimos y tú les pagas con un billete de 20, mientras te maldicen porque se quedan sin cambios, antes que obviar los 5 centimos del ala.



Historias con estos seres tengo muchas, desde mi más tierna infancia, porque me gusta eso de tener chofer (siempre he tenido gustos de marquesa y que me traigan y me lleven): desde el que "se equivoca" y casualmente te lleva por el camino más largo, el que se enfada si el trayecto desde la estación de bus o de tren donde lo cojes no es larga (aunque tú vengas cargada como una mula de carga) y encima te echa la bronca, el que después de bajar la banderita te dice que él no sabe dónde está la dirección que le indicas y se queda tan pancho mientras a tí se te empieza a hinchar la yugular, el que empieza a criticar a cierto partido político sin ningún reparo de que quizá a tí te gusta ese partido y terminamos discutiendo, hasta el que te te para y te dice que bajes porque le dices que no era por ahí por donde le habías dicho que querías ir (ese, simplemente, debía tener un mal día).



En madrid a no sé quien, se le ha ocurrido poner una parada de taxis en la puerta de sol, justo en la acera contraria al reloj, que hace que aunque tengas mil taxis libres pasando en tu dirección, tú tengas que esperar a que el semáforo se ponga rojo, cruzar al otro lado, coger el taxi de la parada, dar la vuelta hacia tu dirección, con la pérdida de comodidad, tiempo y seguridad que eso supone. Pues bien: cuando los compañeros de la parada les están viendo, ninguno me para. Pero...si subo unos 50 metros más arriba y la perspectiva de los de la parada se pierde, CUALQUIER taxi me para (porque entonces, sus compañeros no les pueden echar la bronca). Vamos: que les trae al pairo que haya una parada cerca y la solidaridad con sus compañeros y tal y tal, lo que quieren es hacer la carrera pero que no les vean que están cogiendo un cliente tan cerca de la parada. ALUCINO.

Así que si ellos no se respetan, yo tampoco.

Hecha la ley, hecha la trampa.


Curiosamente, el otro día me cogió una mujer, y no es por que sea mujer, será casualidad, pero qué gozada de carrera. Una persona normal, amable, sonriente y de buenas maneras. Vamos, que le dejé propina y todo!! Y bueno, para ser fieles a la verdad, en otras 2 ocasiones de mi vida recuerdo sendas carreras con taxistas hombres también muy agradables. Debían ser las excepciones a la regla.


Será que yo no tengo el gen de "llevarme-bien-con-los-taxistas", o que en mi otra vida fueron mis más terribles enemigos.

Pero es que no puedo, no puedo...Hay cosas que no pueden ser y además son imposibles.

martes, 2 de diciembre de 2008

EL AMOR A LA VIDA

"Durante toda la noche oyó la tos del lobo enfermo y, de vez en cuando, el mugido de los jóvenes caribúes. La vida estaba allí, pero una vida fuerte, resistente y llena de salud. Sabía muy bien que el lobo enfermo seguía los pasos del hombre enfermo con la esperanza de que el hombre muriera primero.
Por la mañana, al abrir los ojos, advirtió la mirada ávida y hambrienta del lobo..."

Jack London, "El amor a la vida"


De los libros que se me quedaron prendidos en la memoria y en el corazón.

CAMBIOS

"Desear
que siga existiendo el mundo para que siga existiendo
toda la belleza del mundo
es una ingenuidad

a la que no renunciamos".

Jorge Riechmann



He cambiado los colores de mi blog.
Porque siempre me han gustado los cambios.
Y porque hoy me siento cálida, me siento roja, me siento arropada a pesar del frío helador que me rodea.
Si no hubiera épocas de frío...¿Cómo podríamos apreciar el calor?
¡Salud al invierno!

viernes, 28 de noviembre de 2008

DEL VADEMECUM Y OTROS POEMAS. Ficha técnica 2.


FONTEFRIDA
(Romance de)

Romance popular tradicional para la prevención del embarazo

COMPOSICIÓN
Cada sobre contiene trece versos (con rima asonante) y un concepto, el amor platónico.

PROPIEDADES
Fontefrida es un anticonceptivo oral de tipo literario caracterizado por el mayor contenido poético empleado hasta la fecha por una asociación de ritmo y rimas originales; el bajo contenido de versos relativos al amor venéreo permite una excelente tolerabilidad y un buen control del deseo sexual, unido a una elevada seguridad anticonceptiva. Si se administra según la posología indicada, el Fontefrida elimina la secreción de andrógenos y por consiguiente inhibe el hirsutismo; además modifica las características psíquicas del sujeto, obstaculizando la líbido, por lo que hace que el ambiente interpersonal no sea el idóneo para mantener relaciones.
El Fontefrida provoca relax fisiológico, semejante por intensidad y duración a la insensibilidad metabólica cotidiana, y empieza generalmente dos o tres minutos después de la lectura del último verso que no quiero ser tu amiga, ni casar contigo no!; es además indolora.

INDICACIONES
Previene el embarazo.

MODO DE EMPLEO
Comienzo del tratamiento-1º ciclo
La primera lectura se realiza al cabo de un minuto de la aparición del deseo de posesión; todo ello es válido incluso en las demás ocasiones en las que se haya utilizado otro anticonceptivo oral. Los versos se deben tomar sin prisa, uno al día según el orden prescrito, preferentemente a la misma hora, durante trece días consecutivos; deberán seguir otros siete días de descanso durante los que tendrá lugar un flujo meditativo semejante a una meditación normal. La acción anticonceptiva empieza con la lectura del primer verso y dura incluso durante los días de interrupción, a condición de que todos los versos se hayan leído correctamente.

Ciclos sucesivos
Es necesario leer el primer verso del nuevo envase después del intervalo de cuatro días siguiendo las anteriores indicaciones, incluso en el caso de que no hayan terminado las meditaciones. El día de lectura del primer verso no tiene por qué coincidir necesariamente con el mismo que en el ciclo anterior.

CONTRAINDICACIONES
Embarazo, tensión baja, trastornos de apatía graves.
Comprobadas o presuntas neoplasias románticas.

PRECAUCIONES
Cuando el producto se ingiere siguiendo las instrucciones, la posibilidad de embarazo es muy improbable. La seguridad de los anticonceptivos orales se reduce cuando: los versos no se han leído siguiendo las instrucciones, por ejemplo por olvido de alguno de los versos; siguen manifestándose trastornos libidinosos o de erección con formas de manía y/o posesión durante las cuatro horas siguientes a la lectura del verso; se leen al mismo tiempo otras poesías (vease: “¿Qué es poesía?”, “Volverán las oscuras golondrinas...”). Si la meditación intermedia no se produce y tampoco se ha manifestado ninguna de las circunstancias citadas, es muy probable que el sujeto sea refractario a las asociaciones de romances de tipo platónico; por lo tanto, es inútil seguir el tratamiento. Sin embargo, en el caso de que una de las anteriores circunstancia se haya producido y no se hayan presentado las meditaciones, habría que interrumpir el tratamiento y verificar una posible refractariedad o intolerabilidad al producto antes de volver a empezar la lectura de los versos.

INTERACCIONES
Meditaciones irregulares y disminución de la seguridad anticonceptiva pueden tener lugar cuando los anticonceptivos orales se hayan tomado al mismo tiempo que otros tratamientos como poesías y/o prosas con contenido erótico, con significado ambiguo, o un himno al amor venéreo.

INTOXICACIÓN
En el caso de que se lean varios versos al mismo tiempo, no está prevista intoxicación, puesto que la toxicidad del contenido de los romances es muy baja. Sin embargo, en algunos casos pueden verificarse los siguientes síntomas: nauseas, vómitos, y, en las jóvenes, persistencia de la líbido.


7 sobres de 13 versos por ciclo, en dos hojas.

Mantener fuera del alcance de las niñas.

Elaborado por Laboratorios de Investigación Sociedad ANÓNIMA



Fontefrida, fontefrida, fontefrida y con amor,
do todas las avecicas van a tomar consolación,
si no es la tortolica que está viuda y con dolor.
Por allí fuera a pasar el traidor del ruiseñor;
las palabras que le dice llenas son de traición:
- Si tú quisieras, señora yo sería tu servidor.
- Vete de ahí, enemigo malo, falso, engañador,
que ni poso en ramo verde, ni en prado que tenga flor;
que si el agua hallo clara, turbía la bebía yo;
que no quiero haber marido, porque hijos no haya, no;
no quiero placer con ellos, ni menos consolacón.
¡Déjame, triste enemigo, malo, flaso, mal triador,
que no quiero ser tu amiga ni casar contigo, no!






Texto del prospecto y elaboración de los envases: el Silbo Vulnerado.




miércoles, 26 de noviembre de 2008

Los gatos y los electrodomésticos





" Gato sobre microondas con ristra de ajos al fondo".






"Pidiendo permiso para un lavadito mañanero".






"Gato sobre caldera tras haber hecho curso de alpinismo avanzado".






"Gato jugando al escondite creyendo mimetizarse con el water".







"Pidiendo a gritos una centrifugación".







"Vouyerismo".



martes, 25 de noviembre de 2008

DEL VADEMECUM Y OTROS POEMAS




Creo conveniente hacer un repaso a algunos de los medicamentos más eficaces para las más comunes afecciones del ser humano en todos los tiempos: cefaleas, dolores musculares, nervios, ansiedad, quebraderos de cabeza y demás dolencias.
Dichos fármacos me fueron recetados por Luis Felipe Alegre, del Grupo de Teatro el Silbo Vulnerado cuando trabajaba con ellos en los Entremeses del siglo de Oro, en mi cada vez más lejana época de la universidad.


Comenzaremos con uno de los analgésicos más potentes que existen: SIALMECER.


Les adjunto aquí el prospecto:


SIALMECER
las azules campanillas


COMPOSICIÓN POR SOBRE:
. suspiro.......1
. te llamo......1
. respiro........1
Excipientes: Sí, yo.

INDICACIONES
Todo tipo de procesos dolorosos como el viento murmurador, el resonar confuso, cualquiera que sea su origen, intensidad o localización. También está indicado en procesos dolorosos provocados por malas lecturas.

POSOLOGIA
1 o 2 sobres hasta 4 veces por dia, según la intensidad del dolor. Las poesías deben ser leídas íntegramente, sin interrupciones, acompañadas de 1 o 2 sorbos de vino tinto de Rioja.

ADVERTENCIA
Los sobres contienen te llamo. Se han descrito casos de intolerancia a este componente en niños y adolescentes. Aunque la cantidad presente en el preparado no es, probablemente, suficiente para desencadenar los síntomas de intolerancia, en caso de que apareciera irritabilidad debe llamar a su médico.

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES
Hipersensibilidad individual comprobada hacia G.A.BÉCQUER y hacia los componentes románticos.

EFECTOS SECUNDARIOS
Pueden producirse contados casos de visiones y alucinaciones debidas a la perfección estrófica, que desaparecen habitualmente sin necesidad de suprimir la lectura.

INTOXICACIÓN Y SU TRATAMIENTO
En caso de lectura masiva accidental, interrumpir el tratamiento y establecer una terapia con extractos de Quevedo.

PRESENTACIÓN
7 sobres de 18 versos cada uno.

MANTENER FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS

Con licencia poetica
Laboratorio de Investigación G.A.BÉCQUER-Veruela (Rioja).



Si al mecer las azules campanillas
de tu balcón,
crees que suspirando pasa el viento
murmurador,
sabe que, oculto entre las verdes hojas,
suspiro yo.
Si al resonar confuso a tus espaldas
vago rumor,
crees que por tu nombre te ha llamado
lejana voz,
sabe que, entre las sombras que te cercan
te llamo yo.
Si te turba medroso en la alta noche
tu corazón,
al sentir en tus labios un aliento
abrasador,
sabe que, aunque invisible, al lado tuyo,
respiro yo.



Automediquense señoras y señores!! Déjense curar con la lectura de versos, poesías, letras y sueños. Sumérjanse en los vericuetos de la pasión y las rimas! Leer cura el alma, y apenas tiene contraindicaciones.

En próximos posts les adjuntaré las fichas técnicas de los otros medicamentos.
Pueden encontrarlos en librerías, bibliotecas, desvanes largamente cerrados o quizá lo tengan y se hayan olvidado en alguna de las estanterías de sus casas.
También pueden ser adquiridos por internet.



Texto del prospecto y fabricación de los envases: el Silbo Vulnerado.



Hoy resuenan en mi cabeza todos esos
sueños turbios
que como ejércitos poseídos de sangre
pueden alcanzarnos sin más
sin red, sin cobijo, sin camino de salida
con la estaca, el fusil, el olvido,
cualquier día en que el cielo
se tiña de violeta
y el susurro del viento solo sea
ese temible sonido
que precede a la batalla.

Vulnerabilidad.



Imagen: www.babilonics.com

domingo, 23 de noviembre de 2008

IS THIS SPAIN?? (O el tiempo es oro).




Andaba yo ayer cenando con un amigo (también de buen yantar, como yo) en uno de los restaurantes de moda de La Latina, y todo parecía “en orden”, me explico: una carta de vinos selecta, unos platos aceptables con unos precios algo menos aceptables, y un ambiente medianamente acogedor. Sí, ya sé que no soy una mujer muy complaciente en cuanto a estas cosas se refiere, pero que quieren que les diga, la calidad de un restaurante la mido en orden a muchos factores: no sólo me importa el aspecto, el ambiente, el trato, el precio, sino por encima de todo la calidad y cantidad de los platos ofrecidos, que, sintiéndolo mucho, dejan mucho que desear en este truculento madrid por mucho que el lugar en concreto esté “a la última”. De hecho, me temo que cuando más a “la última está” más timada me siento.

Pues bien: cuando ya habíamos decidido nuestros platos (un plato principal para compartir y dos respectivos platos principales) el camarero nos preguntó preocupado si andábamos con mucha hambre, porque le parecía “demasiado”. Uyyyyyyy, esto pinta bien entonces....pensé incauta.

Mientras se me hacía la boca agua y el estómago chiribitas, nos sirvieron un delicioso Linaje del año 2005, un Ribera del Duero, que elegió mi acompañante puesto que una es una profana en cuanto a cuestiones enológicas se refiere (La carta de vinos en este sitio, según él es excelente, y lo creo, el vino era increíble). Llegó el primer plato, modesto en cantidad, aunque delicioso. Y el segundo, un bonito en Teriyaki como no había comido nunca. Se me deshacían en la boca los 4 MINI-TROZOS de bonito que graciosamente habían decorado con ingentes cantidades de brotes de soja que llenaban el plato, que bien se podría haber llamado “bosque de soja con pinceladas de bonito”. Dicho lo cual, la menda se quedó con haaaaaaambre. (Aiññññ, cómo eché de menos esos platazos que comía en Asturias, que rinden homenaje a la generosidad y la esplendidez que siempre había caracterizado comer en España). Por lo que pedimos un nuevo plato que no logró superar el bonito y que más parecía una tosta (ERA una tosta) de pan con cositas por encima, que el evocador nombre con el que la habían bautizado.

Los postres no estaban mal, el brownie era rico, rico, pero se había acabado el que me apetecía a mí. Cosas de la vida (Pero esto no me preocupa mucho: suele pasarme).
Y, sorpresa final, cuando pedimos el café nos dicen...que no sirven cafés!! Cómo? Qué?
El café y la sobremesa es sagrado y obligado de toda la vida del Señor!!
Pero ya se sabe: beneficio obliga. Y así nos lo hizo saber la encantadora (porque lo era) pero inocente señorita que nos atendía: “es que si sirviéramos cafés, todavía estarían ustedes esperando mesa”.
Ay, Señor!! Esto ya no es lo que era! Ni cafés puede tomar uno tras la cena, ni tiempo para divagar de las cosas de la vida le dejan a uno, tranquilamente, dejando el tiempo pasar.
El tiempo es oro, parece. Y así lo saben los empresarios. “Coma usted y lárguese cuanto antes. Necesitamos su sitio para un nuevo comensal”. ¿O es una nueva moda venida de allén de las fronteras?...

Así que uno se va con la sensación de que le han robado algo: el placer de comer de verdad, no solo degustar, y el beneplácito de una buena conversación con un buen café y un cigarrito.

En esto se está convirtiendo comer en España??



Fotografía: http://www.salir.com

miércoles, 19 de noviembre de 2008

LA MALDICION DEL CABLE

No ha hecho falta que viaje a lo más profundo del Vietcong para saber lo que se siente estando en la jungla. Hoy casi me rompo la crisma al tropezar con la maraña de obstáculos que se me interponían al intentar llegar a mi paciente. Tratar de enfrentarse a cables, cablecitos, tubos varios, alargaderas, aparatos infames y demás objetos que parecen estar puestos ahí para dificultarnos el paso como si de armas demoníacas se trataran es todo un arte que uno ha de tratar de ir refinando con los años.

Hacerse invisible, aprender a retorcerse, a reptar, a doblarse, para pasar sin torcerse el cuello o hacerse un esguince por la enmarañada muralla de esos enemigos omnipresentes, y más cuando hay urgencia, es una asignatura pendiente de la actual “aparatología” moderna en la que la transmisión de datos depende de cables y más cables.


No por nada los anestesiólogos hemos bautizado a este estrés que nos producen los cables como “el síndrome del spaghetti”.

Espero que dentro de unos años, estas imágenes de quirófanos llenos de lianas desaparezcan como lo hicieron los grandes dinosaurios, y las transmisiones de datos del estado de los pacientes se realicen por otros medios, digamos, virtuales: ondas electromagnéticas, archivos bluetooth, o transmisiones via satélite. Todo menos esta tortura endemoniada que nos cuesta más de un juramento diario en la poco relajada de por sí práctica diaria de nuestras profesiones.

Si hay alguna mente brillante por ahí que tenga alguna solución al respecto....por dios, que exponga su proyecto al mundo. Se ofrece candidatura a los premios Nobel...

LAS RELACIONES DE BOLSILLO



Transcribo aquí un extracto de la irónica referencia que Zygmunt Bauman hace en su libro “Amor Líquido” de las que algunos llaman “relaciones de bolsillo”, muy apropiadas, a mi entender, y supongo, al suyo, para espíritus fríos, egoístas, calculadores, o, simplemente, incapaces de amar. Para todos aquellos que en su pobreza afectiva solo pueden establecer relaciones dignas del más mediocre “sastre” emocional. Me ha sorprendido por lo increíblemente adecuada que resulta para describir a determinadas personas. Pero me entristece que haya gente capaz de poder "vivenciar" así una relación.
Opinen ustedes.




“Las “relaciones de bolsillo”, explica Catherine Jarvie, comentando las opiniones de Gillian Walton de London Marriage Guidance, se denominan así porque uno se las guarda en el bolsillo para poderlas sacarlas cuando le hagan falta.Una relación de bolsillo exitosa es agradable y breve, dice Jarvie. Podemos suponer que es agradable porque es breve, y que resulta agradable precisamente debido a que uno es cómodamente consciente de que no tiene que hacer grandes esfuerzos para que siga siendo agradable durante más tiempo: de hecho, uno no necesita hacer nada en absoluto para disfrutar de ella. Una “relación de bolsillo” es la encarnación de lo instantáneo y descartable.
Pero su relación no adquirirá esas maravillosas cualidades si no se han cumplido previamente ciertas condiciones. Adviertase que es usted quien debe satisfacer esas condiciones, y ese es indudablemente otro punto a favor de la “relación de bolsillo”, ya que su éxito depende de usted y sólo de usted; por lo tanto es solo usted quien ejerce el control, y seguirá ejerciendo el control a lo largo de la corta vida de la “relación de bolsillo”.


Primera condición: debe embarcarse en la relación con total conciencia y claridad. Recuerde, nada de “amor a primera vista”, nada de enamorarse...Nada de esas súbitas mareas de emoción que lo dejan sin aliento: nada de esas emociones que llamamos “amor” ni de esas a las que sobriamente denominamos “deseo”. Usted no debe permitir que ninguna emoción lo embargue ni conmueva, y sobre todo, no debe permitir que nadie le arrebate la calculadora de la mano. Y no se deje confundir con respecto a la relación en la que está por embarcarse, en cuanto a lo que no es y nunca será. La conveniencia es lo único que cuenta, y la conveniencia debe evaluarse con la mente clara, y no con un corazón cálido (por no hablar de un corazón ardiente).
Cuanto más pequeño sea su préstamo hipotecario, tanto menos inseguro se sentirá cuando se vea expuesto a las fluctuaciones del futuro mercado inmobiliario; cuanto menos invierta en la relación, tanto menos inseguro se sentirá cuando se vea expuesto a las fluctuaciones de sus propias emociones futuras.

Segunda condición: mantenga las cosas en ese estado, recuerde que la conveniencia necesita poco tiempo para convertirse en su opuesto. Así que no permita que la relación se escape de la supervisión de su cabeza, ni que desarrolle su propia lógica, ni-especialmente-que ocupe otros territorios, saliéndose de su bolsillo, que es adonde pertenece. Esté alerta. No baje nunca la guardia. Vigile cuidadosamente hasta la más mínima alteración de lo que Jarvie denomina “las clandestinas corrientes emocionales” (obviamente las emociones tienden a convertirse en clandestinas cuando ya no están sujetas al cálculo).
Si advierte que aparece algo que no negoció y que no le interesa, “ha llegado el momento de seguir viaje”.
Si viaja con cautela, evitará el hastío de la llegada. El tráfico es lo que le depara el placer.
De modo que mantenga su bolsillo vacío y dispuesto. Muy pronto necesitará poner algo allí y-cruce los dedos-lo hará...”

martes, 18 de noviembre de 2008

VÓMITO

Vomito a las siete de la mañana
entre indiferente y perpleja de que a las siete de la mañana
me decida a rechazar todo lo que no quiero.
Solo a veces el cuerpo habla
de lo que el alma no se atreve a gritar.
Reconocer que odio la soledad cuesta
convulsiones de estómago
y lágrimas en los ojos
mientras por mi boca expulso
las relaciones mediocres
los hombres que no saben quererme
y la incesante obstinación por parecer
una mujer fuerte.
Vomito y al fin, me quedo tranquila.
Aunque me tiemblan las piernas
por el esfuerzo.
Se habla con lo que se puede.
Y como yo no se decirlo
es mi cuerpo el que me ha dicho
que necesito ser amada.

sábado, 8 de noviembre de 2008

MENTES CRIMINALES


Alucinada me tienen estos muchachos que, además de polis, han debido cursar la carrera de Psiquiatría, Psicología y Criminalístca Avanzada. Yo creía que los polis eran más...”simplones”, por decirlo de alguna manera.
Pero dejando a un lado mi escepticismo acerca de la eficacia real de los análisis de conducta de las unidades de investigación policial, lo cierto es que disfruto viendo cómo con pequeños y exquisitos detalles a distancia, es decir, sin haber visto en persona al interesado, estos “héroes de la psicología moderna” logran establecer un perfil de la personalidad del analizado, averiguar sus deseos más íntimos, el origen inconsciente de sus acciones e, incluso, trazar un mapa de sus futuros y deducibles (para ellos) comportamientos. Vamos: un diagnostico psicopatológico en toda regla.

Psiquiatría de cine, que no de diván.



Estoy por mandarles una foto y un videobook, para que me realicen un test de personalidad rapidito (basado en la elección del ángulo de la cámara al filmarme, la forma de colocar el dedo meñique de mi mano derecha, cuantas veces trago saliva entre frase y frase,o el color de los lunares del pañuelo que llevo al cuello), y ahorrarme así el riñón que me cuestan las sesioncitas de psicoanálisis.

O ya puestos, podría pedirles que me den un “curso puente de psicología avanzada en 10 master class: del cine a la vida real”. ¿Se imaginan tener esa capacidad de reconocer de forma eficaz y más o menos rápida a quien tenemos enfrente, predecir sus reacciones, saber cómo va a funcionar, reconocer la auténtica motivación de sus actos, conocerle de verdad, en definitiva, sin perder tanto tiempo, ni llevarnos tantos disgustos, ni tantas decepciones?? ?? Todo un lujo que no está al alcance de la mayoría de los mortales.
Es por eso que muchos de nosotros seguiremos condenados a pronunciar la frase: ¿¿¿"cómo no me daría cuenta antes"???? (Del libro "Aprender a trompicones").

De todas maneras.... me voy a poner a hacer una tesis de la serie, a ver si se me pega algo.

sábado, 25 de octubre de 2008

UN MITO SEXUAL, UN VAGÓN DE PLÁSTICO

No hay nada como tener veintipocos años y dejarte impresionar por unas de tantas películas mediocres y horteras que suelen hacerse, para que eso quede como una mancha, de por vida, en el currículum imaginario-erótico de una.
Y tan a gusto.

Ese hombre duro, con su anillo en la oreja, fumador impenitente y rudo, rudo y motero, cuero negro, voz quebrada y mirada impúdica, me hizo sentir durante años como una débil gatita ansiosa dispuesta a satisfacer cualquiera de sus deseos, fueran los que fueran, con un simple chasquido de sus dedos. Aiñññ....esa maldita fantasía femenina de la entrega inconfesable, de la sumisión placentera, del sometimiento al hombre enigmático....

Luego dicen que a las mujeres nos gustan los “malos”. Los de película...puede. Pero, no se equivoquen, queridos. Que el Rourke que yo me creé en mi fantasía, ni era tan malo, ni tan duro. That’s the question. Era, simplemente, libre. Rebelde y libre. Libre e incomprendido. Y parecía sufrir interiormente (algo que a mí siempre me atrajo, ya ve usté, qué cosas)...Y además, tenía un cuerpo hecho para no darme tregua.

Y así pasaron los años, los cigarros, el alcohol, y la mala vida de aquél que fue mi mito sexual de la juventud.
Y llegó el ocaso y el tiempo de las ansiedades por lo que se perdió, la dificultad de la aceptación, la cirugía estética y el afán de lo imposible. Y aquél pedazo de tren al que me hubiera gustado subirme (en mi película) se convirtió en un vagón de plástico maltrecho, renqueante y sucio. Y ya el humo no era seductor, era tan sólo humo. Y hasta molesto.
Finalmente, no pudo ser tan libre como yo me imaginé.


Un día me lo encontré en una revista, y, simplemente, no le reconocí.

Supongo que le hubiera querido igual de haber sido fiel a mi recuerdo aun con unas cuantas arrugas más en su rostro de hombre torturado. Pero me falló. (Se falló?)

Qué remedio, comprade.

De todas formas, ya nada importa.
¿En qué estaría yo pensando entonces...?

Los chicos malos dejaron de gustarme... hace ya mucho tiempo.







Foto del cartel: http://www.fox.es/content/fox_films/10556/images/es_cinp_000874.jpg

Foto en blanco y negro: http://personales.ya.com/miproyectorcine/fotos/MickeyRourke3.jpg

jueves, 23 de octubre de 2008

CUNNILINGUS

"Para muchos médicos, la etimología del latinismo "cunnilingus", hoy internacionalismo médico en el campo de la sexología, resulta más que evidente: procede de los nombres latinos del coño y de la lengua. Se equivoca, empero, quien así piense.

Porque el primer componente de esta palabra procede, sí, de cunnus, nombre latino de la vulva femenina. Pero su segundo componente no deriva de lingua, sino del verbo latino lingo-lingere, que significa "lamer". Y aunque en medicina cunnilingus se emplea sobre todo desde el nacimiento de la moderna sexología en el siglo XIX, su uso es mucho más antiguo también de lo que muchos creen.

De hecho, lo encontramos ya en los atrevidos Epigrammata del bilbiltano Marco Valerio Marcial, cuando el gran escritor hispanorromano, del que se conservan 1500 poemas, escribe, allá por el siglo I de nuestra era, "fellatorque recensque cunnilingus" (de difícil traducción a nuestra lengua, mucho menos plástica que el latín, pero que podríamos traducir más o menos como "un chupapollas y un lamecoños que acaba de coñilamer")."


F.A.N.
Diario Médico. Miércoles, 15 de Octubre de 2008



Que me hizo gracia, oye.
Pos eso.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Nada es lo que parece

Nada es lo que parece.
Todos escondemos algo.
Algunos, una pasión secreta.
Otros, una culpa vergonzante.
Otros, esconden deseos inconfesables.
Hay quienes esconden una fortuna
o una carencia.
Quienes esconden una habilidad maravillosa
y quienes esconden una mediocre incapacidad.
Los que esconden siempre la sonrisa
y los que esconden un odio irracional.

Y lo peor de todo
es que es mejor esconderlo.
Porque si uno se muestra tal como es
(en caso de que pueda)
te llaman simplemente, loco.

martes, 21 de octubre de 2008

SOMBRAS


Hay sombras que son frescas. Protectoras. Son esas en las que podemos descansar y sentirnos más livianos. La que ofrece el castaño en el verano, la de la roca en un día de playa... Las buenas sombras.

Hay sombras que nos transportan a un mundo de fantasía. A sentirnos como niños otra vez. Sombras detrás de las cuales hay una mano infinita, porque infinita es la imaginación del que las hace nacer. Mis queridas sombras chinescas.

Hay otras con un muy buen marketing, y que se venden como churros: la sombra del viento. Por ejemplo.

Las que van tras los grandes hombres y las acciones memorables, oliendo a limpio y a verdad, y que algunos llaman “huellas”.

Las que se mezclan con luces, y crean los claroscuros, y nos empañan la vida, con un toque de melancolía, a ratitos...e incluso nos hacen escribir canciones...

Las eternas sombras de la duda.
O las que son un suspiro. La de tu boca en mi boca, en el preciso y precioso instante que antecede al beso.

Sombras altas. Sombras chicas. Sombras oscuras. Malasombras.
Sombras cálidas. Sombras frías.
Sombras sobre sombras. Solitarias. En parejas. En trios. Enjambres de sombras.

Sombras de rascacielos, sombras de asesinos, de alas de sombrero, sombras de cuchillos.
Seductoras. Pobretonas. Elegantes, afamadas, teatreras, descaradas, ignorantes...
Hay sombras huecas.

Y todas tienen derecho a ser.

Pero esas que anuncian tormenta en el alma....esas que caen como puños cerrados y certeros, que oprimen el pecho y fatigan la risa y la alegría, las sombras que solo llevan dolor...a esas hay que echarlas en cuanto se sientan...abriendo la ventana y dejando que la luz y la cordura las consuman
y no nos amarguen la vida.

Esas son las únicas sombras a las que dictaría
pena de muerte.





Imagen del cuadro de Remedios Varo, "Fenómeno": http://www.remediosvaro.biz/remedios_varo.htm

domingo, 19 de octubre de 2008

LOS AMIGOS Y EL ROCE





Hace unos días tenía una conversación con una conocida, en la que la susodicha alababa ese nuevo concepto de los “amigos con derecho a roce”. Que si total, encontrar un novio formal es tan difícil hoy en día....por qué no poder encontrar la satisfacción sexual en una persona conocida, amiga, con la que hubiera una cierta atracción sexual?? Eso te libra de muchos de los riesgos de acostarte con un tipo desconocido o poco conocido, que además es más seguro, más cómodo, que uno se puede entender mejor con el otro, que si luego no te comes el coco porque ya sabes lo que hay, que nada de compromisos, que es mejor así....esas cositas....

Amigos con derecho a roce”...

Pues sí. Ya. Me hago una idea.

El problemita, para mí es o son unos cuantos:

Para mí, un amigo no tiene más derecho a roce que el roce de sus palabras, de sus consejos, de su compañía, de la mía, de encuentros cálidos, de momentos alegres, y momentos duros, o hasta de momentos aburridos, por qué no...el roce de compartir una comida, una conversación, una opinión sobre la última película de Lars Von Trier, o sobre si la subida de la calefacción nos va a obligar a comprar una bata de casa estilo maruja y unas pantuflas a juego. Y unas risas con unas cañas.
¿es ese suficiente roce??? O me estoy perdiendo algo??

Cuando quiera sexo, me compro un mono. Para eso no necesito a un amigo. Mira tú qué cosas.

El problema es el siguiente: el concepto “amigo con derecho a roce”, como me ha parecido captar, excluye todas esas cosas que siguen o anteceden o están implícitas (a mi entender) en el proceso del “roce” y que son: una compañía duradera, no “de pasar el rato”, una certeza de que ese “roce” nace de un afecto más profundo que el del simple instinto y deseo sexual (muy legítimo por otra parte), una continuidad en la relación, unas ganas de seguir compartiendo vivencias con esa persona, una confianza en que el camino va a ser recorrido de a dos, ahora, durante el “roce”, pero también mañana, aunque no haya “roce”.

Y lo que incluye este tipo de relación es a la larga, una deshumanización, una inseguridad galopante, falta de estima, frustación, y un desprecio a la maravillosa capacidad del ser humano para amar.

Cómo se puede separar de manera tan aséptica y tan mecánica algo que está tan íntimamente unido al cariño sincero, a las ganas de afecto, a la ternura perenne, a esa comunión espiritual que supera las fronteras de lo físico...


“Vamos a hacer el amor, pero no hemos de querernos”.

Mandeeee?? Y eso cómo se come??? Me lo explique.

Chico, me suena a fórmula artificiosa, vacía, inútil.
Claro que se puede hacer el amor sin estar enamorados, pero de ahí a imponer dichas premisas desde el principio y con una única finalidad de satisfacer el deseo sexual, me parece absurdo, alienante, y falto de toda espontaneidad y libertad. Que no puedo enamorarme? Y eso por qué? Huy, que está el peligro de que nos hagamos parejaaaa!! Y eso no!!!!
Sacrilegio! Sacrilegioooooo!!!!!

Madre mía....


Cómo están las cosas.
Cómo están las cabezas.
Cómo están los tiempos.

Ayy...Cuando se le llamaba al pan, pan y al vino, vino. Cuando no había tantas fórmulas engañosas y artificiosas que prometen felicidad. Cuando las relaciones eran más auténticas y más objetivas. Ahora queremos que nos sirvan la felicidad en un plato de oro. Y que venga sin ningún defecto. Y sobre todo, sin ninguna complicación. Y que venga YA, que no puedo ni quiero esperar. Que venga, COMO SEA.

Y así, la felicidad, o la satisfacción duradera, se ha escapado, asustada, cabizbaja y meditabunda, y ha hecho mutis por el foro. Porque ya no le queda mucho lugar en un mundo en que se la nombra por todas partes y se la promete a buen precio, prostituyendola, disfrazándola de muchas cosas, y vilipendiándola porque, claro, no se la encuentra.

Y los amigos con derecho a roce seguirán así, tan solos y tan poco amigos como antes.
Pero bueno, nada, tan amigos.

Y yo seguiré deseando el roce de una persona que quiera estar conmigo, por la noche, y por la mañana, haciendo el amor o tomando unas pipas y hablando del frio que pela que parece que hace hoy. Y luego nos iremos al sofá a acurrucarnos bajo una manta, y veremos juntos cualquier peli alquilada en “Ficciones”, y nos reiremos un rato con las escenas de japos, que mira que alquilar una peli de Ichikawa...y nos partiremos de risa por la ocurrencia, y en ese momento, seré feliz de no tener un amigo con derecho a roce, sino un hombre de verdad, que me quiere, a mi lado.




(Vivan los riesgos. Y a la mierda el miedo.
Y felicidad, vente con nosotros, te dejamos un huequito.
Que hace mucho frío en este frío Madrid...

no vaya a ser que te pierdas por ahí...)



Imagen de los x-pedientados: http://www.adn.es/clipping/ADNIMA20080609_3897/4.jpg





TODO ESTÁ EN EL CAMINO,
LO IMPORTANTE ES SEGUIR ANDANDO.

jueves, 16 de octubre de 2008

ALGO HUELE A PODRIDO EN DINAMARCA


El otro días prometí contarles qué tal fue la obra de teatro que les comenté. Desde entonces ha habido otras, pero sin pena ni gloria, así que me quedo con esta.

Se trataba de "Hamlet, por poner un ejemplo", cuyo grupo
LA FACTORIA representó en un centro cultural de madrid.


Ya estuvieron aquí, en el Teatro Galileo en mayo y también los ví. Y puede que vuelvan a estar, no estoy segura, pero pueden cotillear su página web y tal vez lo anuncien.



Qué buen teatro se puede hacer con tan poco.


Bueno, ejemm, me desdigo de mis palabras. Era mucho lo que ofrecían: texto fresco y original de Mariano Llorente, un elenco interpretativo impecable, un diseño de luces sugerente, y 4 elementos escenográficos (a eso me refería con "tan poco"), pero tan precisos y simbólicos.



Sumergida en una estética "hamletiana" y con personajes por todos reconocidos, la trama es la critica de un mundo que, con sus pasiones, con su sed de poder, sus injusticias y sus horrores, sigue siendo el mismo que hace cuatrocientos años.



Las referencias a la inmigración, el terrorismo, el consumismo compulsivo, el calentamiento global o la memoria histórica son solo unos de los muchos temas por los que el autor pasa, no de puntillas, sino a fuerza de mojarse e incluso con el riesgo de no ser aceptado o criticado por algunos. Bueno, mejor así. El teatro no ha de ser condescendiente. Ni políticamente correcto.

O eso es lo que creo.

El drama se mezcla con el humor más ácido. Las cosas más terribles pueden ser dichas bajo la irónica capa de un humor negro, o un humor absurdo, haciendolas más habitables y transmisibles, pero no por ello menos intensas.


Los actores logran transmitir lo que se quiere. Las interpretaciones son espléndidas, las palabras se hilan a tal velocidad en ocasiones, sin un puñetero error y las voces tan claras y la pronunciación tan nítida, que uno por fin, respira satisfecho. El dominio interpretativo de lo que se quiere transmitir es conseguido a la perfección. Los actores dominan. Al público solo le queda rendirse, y disfrutar. (Dios, parece que acabo de describir una escena sado-maso entre el amo y la esclava. Ven? Hablando de todo un poco...el sexo está en todas partes...no solo en los pantalones...).


Se tiene, en fin, esa sensación de que "aquí se sabe lo que se hace".

Buen teatro en Madrid. Que no es poco, dadas como están las cosas.

Disfrutenla, si pueden.





Imágenes del cartel y fotos: http://www.factoriateatro.com/

miércoles, 15 de octubre de 2008

Seca
como la hoja al final del otoño
el mar vertido en un vaso es una mentira
el hueco que deja el árbol al ser arrancado
es como la sangre del toro
en la plaza
provoca dolor
y seca.

Negra
la rabia contenida
negra la pequeña perra negra tumbada en la cuneta
que nadie atiende
y se disloca por las sacudidas de su pequeño cuerpo convulso
atropellado por un alma
negra.

Vacía
como la entraña de una mujer estéril
como el pueblo cuando explota la mina
se vierte la despensa en las grandes panzas de occidente
dejándonos vacíos de humanidad
y niños
y la mañana amanece extrañamente fría
y vacía.

Seca, negra, vacía.
Estéril. Culpable. Hueca.

Son palabras
que no deberían existir.

VACÍA

Vacía
la mente de tanto pensar
de tanto imaginar un nuevo orden de las cosas
los recuerdos se agolpan sin ser llamados
y por vez primera soy consciente
del libro que me dedicaste
y al llorar porque duele el alma
se vacían las cuencas de los ojos
y los fantasmas salen a la calle
para señalarnos con el dedo.

Octubre-2008

(Por el amigo que se fue)



Cuando alguien se va a ese lugar, ya no hay marcha atrás.
Ser conscientes de lo que tenemos y de a quién tenemos. Aquí y ahora.

lunes, 13 de octubre de 2008




Hoy he sido consciente de una cosa, obvia, por otra parte: los animales no se tienen que comprar ropa!
Ni zapatos, ni camisas, ni abrigos para el invierno, ni bragas, sujetadores, faldas, pantalones....están siempre tan espléndidos!!
No tienen problemas de tallas, de diferenciación de clase alguna por la vestimenta utilizada, de apuros de fin de mes, de consumismo compulsivo, de montones ingentes de ropa por planchar, o de inoportunas carreras de última hora en las medias.
Se libran igualmente de una de las industrias más lucrativas que existen. Ellos no saben nada de zaras, mangos, chaneles, givenchis, valentinos, ni de todo el dinero que mueven...y a dios gracias.


El ser humano es el único animal que tiene que vestirse para poder sobrevivir.

Por un lado, somos tan débiles que no podríamos pasar ni un mes sin esa parafernalia de telas, cueros, algodones, linos, poliesters, gasas varias...y por otro, la sola idea de vernos entre nosotros como dios nos trajo al mundo haría tambalear los cimientos de la bienpensante sociedad humana.
Bien es cierto que algunos colectivos defienden el nudismo como filosofía de vida, pero se trata de un snobismo, o un lujo, si quieren que lo diga de otro modo, porque la realidad es que esos grupos sólo serían capaces de vivir en ciertos lugares de la tierra, y solo en determinados meses del año. Así que tampoco me vale.


Además, lo de tener que ver sí o sí determinados cuerpos informes y llenos de carne colgante no me hace maldita la gracia; e incluso los cuerpos perfectos y deseables están mejor vestiditos que con todas sus partes nobles al aire. No me consideren una ñoña, por favor, que no lo soy. Pero me encanta poder permitirme la libertad de elegir. De elegir a quien quiero ver vestido o desnudo y de cuando quiero verlo. La libertad de poder fantasear. La libertad de no tener ganas. O de tenerlas. En fin...ya me entienden.


Sé que doto a este tema de una considerable connotación sexual, cosa que me echarían en cara los defensores acérrimos del “naturalismo”, o del nudismo...pero qué le vamos a hacer. Para mí un cuerpo desnudo, suele tener dicha connotación (excepto cuando estoy en el hospital, que entonces mi cabeza está en otros bien diferentes menesteres y mi preocupación es más bien que mi paciente no me de un susto).


Y así las cosas, de acuerdo, aceptaremos una más de las debilidades del ser humano. Tener que vestirse. Que en ocasiones se convierte en un placer, para qué negarlo.
Pero no es el caso cuando el par de zapatos (caríiiisimos) que te has comprado te oprimen más de lo que debieran y no terminas de saber si es tu indecisión infinita la que te oprime, o los eurazos que te han costado lo que te lo provocan, o es que tu pie es extrañamente grande, o que hoy no es tu día.


Y cuando llegas a casa y ves a tus gatos tan guapos y tan campantes, sin más vestimenta que sus pieles suaves y brillantes, te preguntas: por qué demonios vosotros estais tan estupendos con tan poco??

Y entonces ves una más de las ridículas limitaciones del ser humano y con el dolor de pies encima solo te queda el consuelo de escribir en tu blog.












Imagen de la gatita: je,je,je...pues mía!

sábado, 4 de octubre de 2008

PRINCIPES DEL PAPEL COUCHÉ



Debido a mi estado de salud los últimos días, me he visto obligada a pasar más tiempo del habitual entre las cuatro paredes de mi casa, y las horas parecen alargarse, y entre tos y tos, me ha dado tiempo a muchos menesteres probablemente inútiles, pero no por ello menos agradables ( y diría que hasta necesarios)...a experimentar con los rulos y terminar pareciendo una diva de los años cuarenta, a hacerme yo misma la pedicura francesa, a planchar esas ropas que tenía amontonadas desde la guerra de cuba, a cambiar tres veces los muebles del salón, a leer libros de teoría teatral, y hasta a ver aburridos programas de la caja tonta donde, entre cotilleo y cotilleo, me da tiempo a seguir asombrándome de cómo está el mundo...


Ayer pude ver en uno de dichos programas, los avatares de una extraña (cuanto menos) pareja del papel couché. El le había regalado a ella, en una muestra de su profundo amor, un castillo impresionante, con fantasma y todo supongo, en no sé qué elegante lugar del mundo. Ella se mostraba feliz, con su eterna-encanto-postizo-edulcorada sonrisa, y se habían hecho unas fotos para una famosa revista en las que reproducían de manera absolutamente artificial los gestos que habitualmente suelen tenerse entre dos que se quieren. Esos, que a mi manera de entender, surgen de la espontaneidad y la frescura y no de la acuciante necesidad de mostrar al mundo que “nos queremos, os lo juramos, y os lo estamos demostrando a base de focos de 5000 vatios, flashes deslumbrantes, fotógrafos cariiiisimos y despliegue inigualable de glamour y dinero”. Lo cual me hace sospechar, claro , de la veracidad de ese sentimiento. Pero no me hagan mucho caso, yo suelo ser escéptica por naturaleza para estas cosas, y tan crédula para otras, paradójica que es una.


Pues bien, las cosas están así: chica mona, muy mona, la verdad, se hace famosa al salir en una serie de televisión de dudosa calidad pero que engancha al público español, y comienza a ser contratada para anuncios, campañas publicitarias, alguna otra película de también dudosa calidad, al tiempo que sus facciones y su cuerpo se van afinando de una manera sospecha y va mostrando decidida sus encantos, que cada vez van siendo más y hete aquí que un día chica conoce chico del mismo círculo socio-cultural (no podía ser de otra manera) y dicen enamorarse. Y venden su amor por todo el orbe, enfundados en la más ultramoderna moda de las marcas más caras, intentando llamar la atención por dondequiera que van, comprándose castillos y haciendo gala de un tren de vida, que la mayoría de los mortales sólo puede soñar con oler en las películas, y afianzando billete a billete, excentricidad a excentricidad, y sonrisa profidén a sonrisa profidén lo que creen es el símbolo de un (malentendido) triunfo personal y social.

Y qué han hecho estas personas para estar en la cumbre de una ola fantasiosa, desbordante y derrochadora, a qué han dedicado sus vidas, qué han ofrecido, qué han creado, qué han aportado al mundo, al gran mundo o a su pequeño mundo para ello??

Son actores, señores, simplemente. Y encima, malos.

Salir en una película, aprenderte unas cuantas frases, y contonear sensualmente las caderas, está visto, que da para mucho.
Y no se equivoquen por favor, que no estoy hablando de los actores de verdad. Estoy hablando de estos, y de muchos como estos. Cuyo objetivo en la vida no sé cual es, pero no lo es desde luego el sublime acto de la interpretación, la búsqueda, la investigación, la entrega a una vida de creación y autoconocimiento. El compromiso con un arte que desgraciadamente se ha visto devaluado, violado y sodomizado los últimos tiempos por una serie de payasos como estos que creen que ser guapos, quedar fotogénicos tras una cámara y ser capaces de aprenderse cuatro frases con un cierto tono dramático los convierte en actores. Y que creen que el resultado natural de todo eso es la fama, el dinero y la gloria.

Y así están las cosas. Y así están las escuelas de interpretación. Llenas de pobres muchachos y muchachas que antes pierden el culo por asistir a un casting con la fútil ilusión de hacerse famosos, que por leer a grotowsky, a artaud, a bretch, a chejov, por formarse en cuerpo y alma, por reflexionar sobre lo que es el oficio de actor y lo que significa, por aprender, con calma y dedicación, con seriedad, lo que es uno de los últimos artes vivos que quedan.

Y así estamos los demás. Aguantado mierda y más mierda en el cine, en los teatros, en la televisión, y sintiendo que, hasta en eso los valores que merecen la pena, se han perdido.

Y no sigo escribiendo, porque me están esperando. Hoy voy al teatro. En un centro cultural, ya ves. Y gratis. No son famosos, ni ganan millones, ni son la hostia de guapos, ni tienen castillos. Pero hoy voy a ver hacer teatro de verdad.

A ver si me quita la mala hostia y me reconcilio con el mundo.

Ya os contaré.




sábado, 27 de septiembre de 2008

Poemas en la noche. 1.

Desde aquí veo tu vientre inerte
a momentos suspendido en el deseo de mí
a momentos solo
vacío y solo de ego
de soledad
de la materia con que están hechos los sueños
inalcanzables.
A momentos veo tu vientre pálido
desarmado
inútil por solo
perdido por nadie.
A momentos
lo acaricio con todo el amor
que me nace en mis manos
en mi boca
en mis ojos cerrados de olvido
y miedo.
Y mis labios te labran una canción
en la piel que te dejas
en el camino.
Soledad
esa palabra exacta
para los dos.
A esa, ¿nos atreveremos a borrarla
con nuestros besos?

jueves, 25 de septiembre de 2008

UNA CITA A CIEGAS

(Hace ahora casi tres años...)

"Era un día lluvioso, de esos de cielo encapotado y ambiente gris. De los que encogen el ánimo y aprietan el alma.
Pero había una cosa que me animaba: ese era el día en que iba a conocer a mi nuevo compañero de piso. Me habían hablado muy bien de él. Estaba buscando una vivienda para compartir. Parecía ser muy atractivo. De pelo negro y preciosos ojos verdes, grandes y expresivos. Era un buen tipo, tranquilo de ánimo, aunque algo rebelde.
Nadie sabía de su vida exactamente, era muy reservado.
Decidí que quería conocerlo. Tendría un espacio en mi casa para él. Tal vez su presencia, animara un poco la soledad de mi espacio vital. Saber que habría alguien más en mi pequeño reino, cuando llegara a casa, aliviaría un poco la crudeza de mi consciente y elegida independencia.

Así que fui a su encuentro. Una conocida común nos presentó. Nos caímos bien desde el primer momento. Le sentí cómodo conmigo. Yo estaba rebosante de emoción, y pensé: “esto puede funcionar”.
Nos fuimos juntos a mi casa. No tardó mucho en adaptarse. Ni yo, tampoco! Con decirles que a la segunda noche ya le permití meterse en mi cama! Digamos, que fui un poco inconsciente... pero ahora no me arrepiento de nada.
Desde entonces no nos hemos separado. Nos queremos mucho, y nos entendemos a la perfección. Sólo con mirarnos ya sabemos lo que nos vamos a decir. A veces me enfado con él, pero se me pasa pronto. No puedo resistirme a su mirada y a sus encantos, que no son pocos.


Y creo que él...es feliz conmigo.

Ojala dure mucho, mucho tiempo..

Y es que adoptar un gatito fue, sin duda, una de las mejores decisiones que tomé en mi vida...

Después vino ella. Pero eso...eso es otra historia."

REFLEXIONES DESDE EL HOSPITAL

Ha sido una semana dura. Dura. Intensa.


La vida y la muerte no siempre son esas marcas tangibles que quedan registradas en la pantalla de un monitor: frecuencia cardiaca, tensión arterial, saturación de oxígeno...La vida y la muerte son también estados de ánimo, lugares donde habitar, donde crecer o donde estancarse. Dar la vida no es solo saber reparar un corazón. Es también mirar a los ojos del otro. Querer saber de su sufrimiento. Hacerle saber que sabes.


Simplemente, ser personas.









La vida o la muerte.
Tan simple como un instante.
Tan fina la frontera
como una sonrisa
a destiempo
como el saludo no dado
la pereza en la escucha
la mirada a otra parte.
La vida, si me tienes en cuenta.
Si te fijas. Si me ves.
La muerte, si me ignoras
compañero.
Llámame por mi nombre, hazme persona
déjame ser,
hazte cargo de mi lamento.
Vida, vida.

Dame la vida.
Que para la muerte

para esa,
siempre hay tiempo.


---



Imagen: http://www.interventional-cardiology.org/imagenes/CIRUGIA%20CARDIACA.jpg