meta name='verify-v1' content='pwiMUB28RJ4hiCr1EXENhHkHqJz4luG0BcIKSmW7UJk=' /> penelope en el paraiso: 2009

martes, 8 de diciembre de 2009

¿DESEAMOS LO QUE QUEREMOS?



Solemos caminar por el desierto de la vida intentando averiguar qué deseamos.

Y como toros desbocados corremos allá dónde nos dijeron que estaba la felicidad: nos lo dijeron en la escuela, nos lo dijeron nuestros padres, nos lo dijo la religión, nos lo dicen nuestros amigos, los libros, la publicidad, las experiencias de otros,nos lo dijeron los sabios, los necios...nos lo dictó nuestra moral, nuestra sensatez, nuestra cordura....nos lo marcaron nuestros conflictos infantiles, nuestros miedos ocultos, nuestros obstaculos inconscientes, y así hemos ido creando un universo personal contaminado por toda esa información y llegamos a creer que podemos sacar nuestras propias conclusiones.

¿Podemos?

¿Podemos llegar a saber cual es nuestro verdadero deseo? No lo que queremos aparentemente, sino lo que intuitivamente nos lleva siempre por otro camino, ese que hace que siempre terminemos en el mismo lago, cada vez que queremos llegar a la montaña que teniamos pensado subir.

De vez en cuando, te quedas mirando ese lago al que has llegado tantas veces y por tantos caminos cuando buscabas la montaña, y te da miedo. Te dices: es peligroso quedarse a vivir aquí. Aquí el ambiente es mucho más húmedo que arriba, en la montaña. Los bichos me crecerán por la casa, siempre lo dijo mi madre, y no me atreveré a bañarme en esas aguas porque a lo mejor están frías, heladas,y yo he sido siempre tan friolero... y seguro que hay peces enormes que pueden herirme, pueden herirme...
Desde aquí no veré el sol como lo vería desde arriba, ni el aire será tan puro, imposible. Desde aquí me convertiré en un hombre aburrido, sin las aventuras que me proporcionaría la montaña. Y a mi me gustan las aventuras.
Pero sin embargo,qué cosas, siempre me paro aquí, siempre llego aquí, y me quedo mirando ese lago tan precioso con el alma embelesada. Y no me iría...no me iría...pero me tengo que ir, porque lo que yo quiero (y lo quiero tanto)es vivir en la montaña que es la que me dará todo lo que siempre he soñado que quería.

Así, que finalmente, oyendo todas esas recomendaciones interiores...decides emprender el viaje definitivo a tu montaña.
Allí haces tu casa, construyes tu jardín, respiras el aire puro que anhelabas, y no tienes que metrte en el agua para pescar, puedes cazar animales de tierra, y sientes que tienes todo lo que tú querías. Lo que debía ser, según tus inclinaciones

Sin embargo, un día te das cuenta de que la gran tumbona que has construido con la madera de los bosques de tu montaña la has colocado justo en esa parte del jardín desde donde se puede ver el lago. Es pequeñito, está tan lejos...Poco a poco te vas dando cuenta de que la mejor parte del día se ha convertido en esas horas, cada vez más frecuentes, en las que te puedes relajar sentado y observar sus aguas hasta que anochece, está tan azul el lago, es tan bello...Y una cierta melancolía que no sabes achacar muy bien a que es debida te arropa cada noche cuando te vas a dormir en la cálida cama de tu casa de la montaña.

Un día, un pastor pasó por allí, y tú le convidaste a comer algo de refrigerio antes de que siguiera el camino. En medio de la charla intrascendente y amable que se produjo entre ambos, te soltó, así, de pronto, como si nada, con esa simplicidad de los hombres sabios: "Amigo, mira usted el lago con tal cariño que si no fuera porque es usted un hombre libre que ha decidido vivir en la montaña, juraría que lo que de verdad desea es vivir en él. Pero serán tonterías mías."

Un tiempo después del inquietante comentario del pastor, de noches de insomnio, de dudas y miedos, de muchas reflexones y muchos días de soledad, haces algo que nunca antes se te habría ocurrido hacer : ("¿Y por qué no"?....¿Y si...?)
Cierras la puerta de tu casa en la montaña, el aire puro, la caza por la tarde, los bosques profundos...y comienzas a bajar hacia el lago, tu lago, a ese lugar que siempre estuvo dentro de tí y que forma parte de tí. Cada vez vas más deprisa, se te te está acelerando el corazón, sigues teniendo miedo, "esto es ilógico, yo siempre he querido vivir en la montaña" Comienzas a correr, corres, corres, con cada paso sientes que estás más cerca de tu deseo, aunque todo esté en contra...corres, se te va a parar el corazón...Y al final del ultimo árbol... ahí está el lago, y resulta que te estaba esperando. Nadie ha construido su casa junto a él, porque ese espacio siempre fue tuyo, aunque tú no te habías dado cuenta. Te sumerges en sus aguas y te dan igual si hay peces peligroso, ya no les tienes miedo, no se acercarán a tí. El agua está fría, pero no tanto, y su frescor en la cara te hace sonreir como no habías sonreido nunca...es más bello incluso que antes, cuando solo mirabas. Cuando solo deseabas sin saberlo.
Es tu lago.
Tu lago.
Ese era tu deseo. Era como querías vivir.


Desear y querer no es exactamente lo mismo.
De nosotros depende la responsabilidad de averiguar nuestro verdadero deseo.
El nuestro.
Nuestro, personal e intransferible.

El que nos hará senitrnos plenos y no pegados a una vida que no es nuestra sino de otros,de nuestros miedos, de nuestra ignorancia, nuestros prejuicios, nuestras expectativas para con los demás, nuestro sentido del deber y de lo que se espera de nosotros.

Desead, sed libres.
Desead, pero sabiendo de verdad qué es lo que deseais en vuestro interior.
Ese es nuestro unico objetivo final en la vida.

El resto...todo lo demás, se da por añadidura.

lunes, 7 de diciembre de 2009

PANICO EN SOL



Tengo miedooooo. Ya han vuelto. Ya están aquíiiiiii. Han aparecido de repente y están por todas partes: te inundan en la puerta de tu casa, en la parada del metro, en la plaza, al cruzar la acera. Tienen la mirada como pánfila, van despacio, arrebujados, apretados unos contra otros, sin un destino concreto, caminan despacio, como movidos por hilos invisibles, te rodean a la vez, te empujan, te arrastran, no dejan un metro libre de espacio, emiten gritos, risas chillonas, ruido molesto, y son peligrosos.

Según las últimas previsiones han llegado este puente y no se irán hasta que las navidades terminen. Mi amigo Agus las llama las hordas arrebañadas. Yo por mi parte los considero los invasores del infierno.

Pueden producir, al pacífico vecino del barrio de Sol, palpitaciones, ansiedad galopante y una sofocante sensación de asfixia. El peligro de aplastamiento aumenta con el paso del día y suele ser máximo los fines de semana desde la hora de la siesta hasta las doce de la noche, se ha calculado.

Las autoridades competentes recomiendan no salir a la calle a las horas habituales y tomar caminos alternativos.

Y Sanidad ha puesto a la venta una partida especial de ansiolíticos y sedantes hasta que esto pase. No hay vacuna por el momento, aunque se sigue investigando.

Yo, por mi parte, igual me decido por la recortada.

Paciencia, Señor, dame paciencia....

domingo, 6 de diciembre de 2009

HYPOHEALS


Mi amigo Luis Arellano junto con Borja Luque, fotógrafos y dedicados al mundo de la enseñanza y el fotoperiodismo, tuvieron en verano el sueño de ir a Uganda. La idea era montar un taller de fotografía como parte permanente de un proyecto de integración de los "niños soldado" que Jolly Grace Okot, ex niña soldado y nominada al Nobel de la Paz, acoge en una casa en Gulu, al norte del país y que Borja ya había visitado un año antes, abriendo así un camino que les llevaría lejos.

Después de muchas dificultades, de muchas palabras, de muchas ideas, el proyecto se hace realidad.

Partirán en Diciembre hacia Gulu, junto a otras 5 personas, cargados de cámaras de fotos, material audiovisual, libros, trípodes, poco dinero y mucha ilusión. Todo lo que han podido llevar lo han financiado ellos mismos. Su organización se llama HYPOHEALS y tienen pensado poderla continuar en años futuros y crear de forma permanente un taller de fotografía en ese lugar apartado del mundo y de las noticias en los periódicos.

Se podrá seguir su trabajo en http://hypoheals.blogspot.com/


Aquí os transcribo parte de la propuesta de esta pequeña ONG que ellos mismos me han remitido:


"Nuestra intención es intentar ayudar a Jolly Grace Okot, ex niña soldado y directora del centro HEALS en Gulu, Uganda. Jolly, mujer incansable que fue nominada al premio Nobel, lleva 6 años trabajando para el mantenimiento de su centro de artes con el fin de proporcionar educación y apoyo terapéutico a niños y jóvenes victimas de la violencia que sacude Uganda desde hace casi 25 años.

Desde 1987, Uganda ha sufrido las consecuencias de una terrible y brutal guerra civil entre el ejercito de Uganda y el Lord's Resistance Army (LRA) o “Ejercito de Resistencia del Señor” (ERS) dirigido por el líder espiritual Joseph Kony. Tras más de veinte años de guerra, el conflicto se ha cobrado alrededor de 25.000 muertos directos e indirectos y ha originado cerca de 2 millones de desplazados. En la actualidad el grupo rebelde ha firmado un alto el fuego con el gobierno propiciando una situación de relativa calma si bien parece que las operaciones por ambos bandos todavía continúan.

Las principales victimas de esta guerra han sido los “Acholi”, grupo étnico procedente de la zona situada en el norte de Uganda y el sur de Sudán que tras más de veinte años de guerra han sufrido la desaparición de alrededor de 60.000 jóvenes y niños. Estos han sido han sido secuestrados y obligados a cometer asesinatos y servir como soldados y esclavos sexuales por lo que se estima que componen el 85% de las fuerzas del L.R.A.

Tras años de cautiverio, vejaciones y abusos, algunos de esos jóvenes han conseguido escapar e iniciar una nueva vida. Sin embargo, los traumas aparecidos por esta situación de explotación y cautiverio persisten y han propiciado la aparición de problemas psicológicos y personales muy importantes que impiden el desarrollo integral necesario para que estos jóvenes recuperen una situación de normalidad. Ante esto, se requieren de proyectos de cooperación que permitan desarrollar acciones terapéuticas concretas con el fin facilitar una recuperación psíquica y emocional de los afectados.

Los abusos de derechos humanos han sido constatados por las Naciones Unidas y a fecha de hoy existen órdenes internacionales de búsqueda y captura para los principales dirigentes de los miembros del L.R.A. "




Para más información sobre el conflicto en Uganda:




Emmy: the story of an aids orphan http://www.myspace.com/guluheals

Jolly Grace Okot www.myspace.com/guluheals




sábado, 5 de diciembre de 2009

EL CIRCULO. O DE LO MUCHO QUE CUESTA SER MADRE.

Se llamaba Seva. Pero con uve.
Le habían puesto ese nombre en honor al profesor de psiquiatría que sus padres tuvieron en la universidad: el “Seba”. La única cosa que Lucía había ganado gratuitamente en su vida, sin pagar por ello dinero, esfuerzo, sudor o lágrimas había sido el libro que el “Seba” sorteó entre los alumnos al finalizar aquél curso de quinto de Medicina de 1972: Psicología básica de la relación madre-hijo, de Rumián Medeiros”.Pensó que era una señal. “Quizá me tenga que hacer psiquiatra”.

Después de mucho pensarlo, se decantó por la Dermatología.
Su vida transcurrió entre dermatitis, eritemas, granos y potingues que nunca curaban del todo, pero que calmaban los picores.
Se casó con Carlos, que se había hecho pediatra. Y tuvieron una hija. Vino así, de improviso. Y fue un regalo.
Sin saber muy bien por qué, se acordó mucho de aquél libro durante todo su embarazo. De aquél profesor y de la sensación tan estupenda que había tenido al ser la ganadora del sorteo.
Su pequeña había sido su premio en el sorteo de la vida. Y, como aquél libro, tampoco le había costado nada. Su carrera le había costado tanto esfuerzo y días encerrada en su habitación..., su casa actual, tantos malabarismos económicos y tardes extras de guardia...su noviazgo con Carlos, tantos altibajos y dolores de cabeza...Pero su niña...su niña no le había costado nada.
Decidió hacer algo simbólico que diera un sentido a aquél momento especial de años antes y al momento tan especial que vivía ahora. Se cerraba así un círculo. Y a Lucía, siempre le había gustado que los círculos se cerraran.
Así que la llamó Seva.

Muchos años después, cuando Seva era ya una mujer, y Lucía una señora de manos artríticas, revisando un día su librería, se encontró con su “Psicología básica”, cubierto de polvo y amarilleadas las páginas por el paso del tiempo.
Con una sonrisa melancólica en el alma y muchos recuerdos amontonados en su corazón, pensó: "Maldita farsa. Si llego a saberlo, le pongo Edelvira”. Porque dinero, esfuerzo, sudor y sobre todo lágrimas, muchas lágrimas, era lo que a Lucía le había costado su pequeña y querida Seva.
Aunque la habría vuelto a tener, una y mil veces.

Si se hubiera leído alguna vez el libro, lo habría entendido…mucho antes.

lunes, 30 de noviembre de 2009

VIOLENCIA, ACCION Y SABER HACER


Cuando ya piensas que en esta España de palmas y pandereta, el cine se ha quedado definitivamente monopolizado en su mayor parte por horteras, mediocres, zafios, consagrados enquistados y algún que otro buen director que de vez en cuando nos regala algo bueno, generalmente un dramón social de tintes lacrimógenos, aparece una brisa que refresca y que te anima a no dejar, definitivamente, de ir a ver cine español.

Resulta que sí. Que aquí, en el pueblo, también se puede hacer cine de acción del de verdad, no del que se queda en un mero y patético amago de emulación de una pelicula de acción.

Y esa pelicula es celda 211. Un descubrimiento. Lo que me animó a ir a verla fue la garantía de la presencia de su protagonista, Luis Tosar, pero, sencillamente, me ha dejado impresionada. Está que se sale en su papel de "malamadre", antológico, creíble y temible, y dudo que nadie más hubiera podido adecuarse como él a este papel. No les voy a contar, no les voy a contar...porque si no se la chafo. Yo la fui a ver sin saber absolutamente nada de la trama, y es como la disfruté de lo lindo. Aparte de un guión arrebatador, imaginativo, original, y atrevido, se encuentra una una trama imparable, en crescendo, impactante y que te deja pegada al sillón, y con una interpretación de los actores, estupenda en su mayoría. Que salga Antonio Resines es un daño colateral, que no obstante, aun haciendo de sí mismo, como siempre, termina por interpretar correctamente su papel. Alberto Amman, el coprotagonista, ha sido un descubrimiento, y el duo formado por él y por Tosar funciona. Hay química.

Bravo por Daniel Monzón, bravo por Jorge Guerricaechevaría, bravo por las interpretaciones de Luis Zahera (impresionante en su papel de heroinómano pasado), de Vicente Romero como el confidente inquebrantable de malamadre, de Carlos Bardém, Fernando Soto, de un siempre confiable Manuel Morón, y bravo por Luis Tosar sin quien esta magnífica pelicula no hubiera sido, aun con todo lo que lleva detrás, lo que es.

Y que se convierta en éxito de taquilla.
Se lo merece.

Oh...yes..."we can"....


Poster: http://www.celda211.com/

jueves, 19 de noviembre de 2009

FRIENDS DON'T LET FRIEND DRINK FRIENDS



Me llamaba mucho la atención la famosa saga de vampiros guapetones enamorados de inocentes muchachitas humanas del siglo veintiuno. Así que, como si de una adolescente se tratase, me dispuse a ver "Crepúsculo" en la caja tonta.
Siempre me han gustado los vampiros. No los reales, esos que chupan la energía positiva y se aprovechan de tu buena fe.
No.

Los de leyenda. Los que te muerden en el cuello y te provocan una sensación de dominio hipnótico ,con su elegancia seductora, con su exquisita y poderosa presencia de la que no puedes (ni quieres) escapar.
Ese sentimiento mezcla de miedo y placer, de dolor y gozo es la naturaleza misma del DESEO.
Que se lo pregunten a Freud...que con tanto psicoanálisis ya podría haber escrito un librito sobre "los vampiros y la fascinación que ejercen en las mujeres".

Pues bien: menudo bodrio, por-favooor!!! Esa familia excéntrica y venida a más, que vive en una mansión moderna último modelo, que se compra muebles fashion, y que escucha a Debussy...que se hacen llamar "vegetarianos" y no tienen camas en sus cuartos, ni van a restaurantes y que en sus ratos libres juegan al beisbol a cámara rápida...me dejó fría.
El guión es aburridisimo, repetitivo y totalmente predecible. Y ni la belleza del protagonista me lo hace soportable: un chico modernito, con una mirada profunda (motivo por el cual ganó el casting),que es lo único que sabe hacer delante de una cámara, terminó por desquiciarme.

Jooo, con tantisimo dinero invertido, no podrían haberse currado lo que más importa: el guión y las interpretaciones, un poquito más???


Películas como "Entrevista con el vampiro", "Drácula" de Bram Stoker, las muchas de Cristhopher Lee o el mismísimo "Nosferatu" son grandes joyas de la cinefilia vampírica, que aterrorizan , enganchan y crean una belleza morbosa sin igual.
Hay otras muchas mediocres que han pasado sin pena ni gloria por los cines del mundo, pero la fama mediática de "Crepúsculo" y, me temo, la intragable saga que viene después se ha alzado con una fama inmerecida y conseguida a base de dinero y marketing. Marketing y dinero. Y muy poco talento. Aunque la fotografía sea la hostia.
Eso sí, es una película que crea monstruos: los niñatos carentes de toda credibilidad interpretativa que de la noche a la mañana se convierten en estrellas del Olimpo capaces de provocar desmayos y sueños húmedos a los adolescentes sin criterio de medio mundo. Y que suelen terminar así, fashion victims, atontaos, snifaos en fiestas de alto standing y medio desorientaos. Eso sí, ricos. Muy ricos.

Los vampiros no desaparecerán. Y se seguirán haciendo pelis sobre estos curiosos seres. Algunas, siguen siendo fantásticas. La última adquisición: "True blood", la serie que la Cuatro comenzó a emitir a horas intempestivas y que no puedo seguir por el mismo motivo que no puedo tener perros: por mis también intempestivos horarios profesionales.
Se la recomiendo encarecidamente.

Y que vivan los vampiros.

Los de leyenda.

martes, 17 de noviembre de 2009

EMOCIONES


Las emociones están bien. Te hacen sentir viva. Te hacen vibrar. Pero a veces esclavizan.
Yo las busco. De manera incluso inconsciente. Me considero una mujer tranquila, pero si me miro de cerca....No me tiro en paracaídas ni hago rafting para sentirme bien, pero cambié mi tranquilo trabajo de despacho de alergóloga por el mundo de la anestesia y sus doblesmortales de adrenalina directa en vena. Me aburren las historias afectivas con visos de final feliz asegurado y me atrapan invariablemente las historias difíciles y complicadas. Me apunto a cursos de manejo avanzado del politrauma en vez de a un tranquilo curso de cocina. Pensar en la rutina de un trabajo de 8 horas cada día durante todos los días de mi vida me agobia, y fantaseo con trabajar con helicópteros en el transporte de pacientes críticos y formar parte de equipos de salvamento internacional en situaciones de desastre. Intento practicar yoga pero termino montándome en unos patines por el Retiro.
Me horroriza pensar en hipotecarme y prefiero vivir en un ático alquilado en medio de la vorágine madrileña que en un tranquilo adosado de las afueras. No tengo dueño ni un pazo que lleve mi nombre.

Bueno.
No es que me guste. Ni que me disguste. A veces está bien no apoltronarse. Pero con frecuencia te pierdes los grandes placeres que sólo es posible que nazcan de la cotidianidad y la rutina.
Soy consciente. Y me preocupa.

Igual encontrar la paz y el placer en la rutina diaria sea la odisea más emocionante de todas.
Y mucho más difícil que lanzarse en picado desde 12.000 metros de altura…

Al fin y al cabo,dicen, la vida es eso que pasa a nuestro alrededor mientras soñamos vivirla…
Y yo no quisiera perdermela.

sábado, 7 de noviembre de 2009

HOMBRES DE AYER. MUJERES DE HOY.


Este es un cuento de Andrea Bocconi titulado...

TRANVIA

"Por fin. La desconocida subía siempre en aquella parada. "Amplia sonrisa, caderas anchas... una madre excelente para mis hijos", pensó. La saludó; ella respondió y retomó su lectura: culta, moderna.

Él se puso de mal humor: era muy conservador. ¿Por qué respondía a su saludo? Ni siquiera lo conocía.

Dudó. Ella bajó.
Se sintió divorciado: "¿Y los niños, con quién van a quedarse?”.



Imagen: oleo de Francisco Hernandez.
NOTA: Borré el comentario que escribí al hacer el post, de lo este cuento me suscitaba. (Decir que una mujer puede ser una madre estupenda aunque trabaje y tenga que salir de casa, aunque no le guste cocinar, aunque su máxima ilusión en la vida no sea la de la maternidad...no es nuevo...en estos tiempos que corren...verdad?
Y los hombres? Qué esperan de nosotras??...
Es el cuento de Andrea Bocconi un pensamiento masculino extendido??)
Me gustaría saber qué piensan ustedes...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

FASES PSICOLOGICAS DE UNA GUARDIA DE REA


1. Fase preguardia o también llamada "del culo prieto": la del día anterior.
Sabes lo que te espera en la Reanimación, sabes que está llena (22 pacientes) y sabes lo malitos que están.
Agravada por la ola de histeria colectiva sobre la gripe A que hace que las UVIs estén llenas, que la Unidad de Agudos esté llena y que la Rea esté petada.
Estado de ánimo encogido durante las 24 horas previas.

2. Fase aguda hiperdinámica o de "resignación vivencial": las primeras 6-8 horas de guardia. Por la mañanita.
Te pones las pilas, te tomas 2 o 3 cafés y crees tenerlo todo bajo control. En esta fase existen periodos lúcidos en los que eres consciente de lo que te espera pero son borrados de forma sistemática por un pensamiento fantasioso-defensivo: "puede que no sea tan terrible después de todo...".
Inocente...

3. Fase de las complicaciones múltiples: las siguientes 8 horas; cuando se han marchado todos los compañeros y la REA se queda para ti solita y tu adjunto de turno. Comienza la fiesta. Los pacientes se empiezan a poner malos, te llaman 5 enfermeras a la vez, hay que bajar a hacer el TAC Craneal del paciente al que no se le hizo por la mañana y recibes una llamada de la planta de cirugía para subir a valorar a un paciente que "respira mal". Y repito: todo eso a la vez, y en repetidas ocasiones.
Te quieres cortar las venas.

4. Fase "religioso-existencial": No te has llegado a cortar las venas porque no te ha dado tiempo de coger ni un bisturí, te tomas un bocadillo a las once de la noche y te das cuenta de que todavía te quedan por hacer la mitad de los comentarios y coger una vía central. A todo esto te vuelven a llamar, esta vez de urgencias para ingresar un politrauma y te avisan que dentro de 1 hora ingresa otro paciente que tardará en salir del quirófano.
Comienzas a rezar todas las oraciones que sabes, prometes ser buena y no decir mentiras y creer de nuevo en dios, pero por el susodicho, que ocurra un milagro.

5. Fase del "deterioro mental progresivo". De la una de la mañana a las 8 de la mañana. Intentas tenerlo todo bajo control. Pero te viene el ingreso de la madrugada, el paciente de la 6 se pone fatal, los ordenadores se bloquean, las enfermeras, que están tan agobiadas como tú te siguen llamando, con algunas te echas ya risas tontas por no llorar y comienzas a decir tonterias de las que eres consciente pero no puedes evitar.

6. Fase del "espejismo de la serenidad". Durante el pase de guardia a las 9 de la mañana. Tus compañeros han regresado frescos, con fuerzas, y hasta huelen bien. Te sientas (durante una hora entera!! por fin!!) para contar todo lo ocurrido durante la guardia y ves la luz al final del tunel.

7. Fase de la "euforia del fin de guardia". Acabas de terminar la guardia. Las ojeras te llegan a Cuenca y a pesar de no haber dormido en 24 horas te quedan fuerzas para salir a desayunar con tus compas y notas que hablas demasiado y demasiado rápido.

8. Fase del "moco que se pega por las paredes". Te cuesta salir del hospital, te quedas hablando con cualquiera que te cruces por el camino, vuelves 3 veces a la REA porque se te han olvidado unos apuntes, un libro, el móvil... y te prometes repasar las indicaciones de la monitorización de la Saturación Venosa Central en el paciente séptico en cuanto llegues a casa.

9. Fase de "la pérdida final de fuerzas". Ocurre durante el regreso a casa. La espalda se te va doblando lentamente, el bolso te pesa el triple que ayer, te das cuenta de que te has quedado dormida en el autobús y la gente con la que te cruzas te mira raro.

10. Fase de "moco que se pega al sofá". Te has prometido echarte a la cama pero te da por ponerte a escribir en el blog las fases psicológicas de una guardia y a perder el tiempo navegando por internet sin saber muy bien qué buscas. Fantaseas con la posibilidad de dejar este trabajo y embarcarte para Cuba para formar una banda de jazz-latino.

11. Fase del "coma profundo". Finalmente caes rendida en la piltra porque las fuerzas te han abandonado definitivamente y te levantas a las 7 de la tarde como si te hubieran dado una paliza. No has comido y te das cuenta de que no hay comida auténtica en la nevera. Te terminas comiendo un sandwich de lo primero que pillas.

12. Fase del "pero-ya-se-me-ha-pasado-este-día-y-qué-he-hecho?".
Sin comentarios.
A dormir que mañana toca currar.

13. Fase del día postguardia. Estás atontada y te preparas a encoger de nuevo el culo que pasado mañana te toca otra vez guardia.

lunes, 2 de noviembre de 2009

POR QUIEN DOBLAN LAS CAMPANAS


Vivo en el centro de Madrid. Las obras permanentes, la muchedumbre, la suciedad de la que nunca antes me había percatado (porque el mejor ciego es el que no quiere ver) hacen que se convierta en un acto de fe seguir queriendo vivir aquí.

Sin embargo, a veces ocurre el milagro. (Siempre hay algún pequeño milagro que hace que lo que has elegido tenga un significado).

En Atocha, al comienzo de la calle hay una iglesia en la que cada hora, fielmente, suenan las campanas. Y a las nueve en punto toca una melodía (Victoria tu reinarás....). Entonces se hace el silencio. Y solo hay música. Y nada de lo que ocurre alrededor tiene más importancia que ese momento sublime que es el sonido de su metal. Y durante unos instantes me parece estar en un pueblo, alejada del mundanal ruido. Durante unos momentos...el espejismo...

Hoy las campanas cantaban una melodía melancólica. Creo que sonaban a muerto.

Hoy he pensado en alguien que ni siquiera conocía. Y he sentido una solemnidad pasmosa de una belleza increíble.

En el centro de esta soledad ruidosa.

sábado, 31 de octubre de 2009

MAS POESIA VISUAL

Retomando a Darío Grandinetti y Sandra Ballesteros en "El Lado oscuro del corazón", de Eliseo Zubiela, esta vez con poemas de Mario Benedetti.

Yo no. Yo no quiero salvarme.







Me encantan las tácticas de estos dos...
Pero...
Amar, solo amar y dejarse ser amado.
Esa es también una buena estrategia.
Con permiso del Sr. Benedetti...

martes, 20 de octubre de 2009

MÉDICO ERES, MÉDICO TE MORIRÁS


No puedo evitarlo. Casi me muero cuando he leído esto, que, con toda mi jeta, he transcrito de este blog: http://ecjpr.blogspot.com/.
Es que es tan verdad...


Sabes que eres médico cuando...

Te levantas a las siete el fin de semana, aunque no tienes que ir a trabajar.
El sonido de la marcha atrás de una furgoneta te hace palpar el bolsillo para sacar el busca.
Sientes que falla algo si no tienes un examen en ciernes.
Ves "Hospital Central" y sientes vergüenza ajena.
No te puedes relajar.
Puedes dominar un libro de 300 páginas en dos días.
Siempre estás cansado.
Escribes más de mil palabras por día.
Miras a una mujer en pelotas en la playa, y lo primero que ves es la cicatriz de la cesárea.
Siempre llevas un boli encima, aunque estés saliendo de fiesta.
No tienes vida privada.
Te olvidas de afeitarte / cortarte el pelo.
Te llevan al quinto pino para que veas a / hables con alguien.
Te despiertan a las cuatro de la mañana para que firmes un papel.
No tienes privacidad.
Piensas que tienes una enfermedad que estás estudiando ahora.
Se espera que lo sepas todo.
No entiendes a qué se refiere la gente cuando hablan de "olor a hospital".
Puedes ver los intestinos de alguien y tener hambre.
La frase anterior no te da asco.
Se supone que puedes estar en dos sitios a la vez.
No puedes acordarte de qué comiste ayer, pero consigues recordar los resultados de las analíticas de cada paciente que tienes.
Estás leyendo esto.



Y lo mejor:


¿Por qué salir con un médico?

Por...

El estetoscopio.
Te pueden hacer una consulta gratuita.
Te ahorras la vergüenza de ir a tu médico de cabecera por una cistitis.
¡Son inteligentes!
Conocen muy bien la anatomía (saben qué funciona, dónde y cómo).
¡Juguemos a médicos y enfermeras!
Están entrenados para escuchar.
Saben cómo te sientes... ¡o al menos lo fingen bien!
Siempre tienen alguna anécdota curiosa que contar.
Te ofrecen un pañuelo cuando vas a llorar (es un reflejo).
Pueden estar despiertos toda la noche si quieres que lo hagan.
¡Artículos de propaganda de los laboratorios!
Saben lo que quieres oír, y lo dicen.
Siempre intentan vestir bien.
Consiguen que los eches de menos, porque siempre están currando.
¡Juguemos a médicos y enfermeras!


¿Alguien se anima?...

sábado, 17 de octubre de 2009

DAR Y RECIBIR


Cuando alguien me regala un libro, sin ningún motivo, así, porque sí, por puras ganas de regalarme un libro, el día más inesperado, y encima es un libro interesante, que alguien ha elegido expresamente para mí, me acaban de hacer el mejor regalo del mundo.

Antes tendía a preguntarme: ¿es que habré hecho algo bien? ¿Quizá sea que me lo merezco? ¿Puede que es que yo sea una persona valiosa, ya que alguien me regala algo sin un motivo más que el simple deseo de regalarme algo? Me costaba recibir "gratuitamente".

Ahora, simplemente pienso: no. No es que yo me lo merezca. Es que simplemente hay gente bella por el mundo que tiene detalles que a mí me hacen feliz. El mérito es de ellos, no mío. Y eso me llena de alegría, porque la belleza de mi pequeño mundo no depende sólo de que yo la haga bella. Es que hay gente que la embellece sin que yo haya hecho nada para ello.

Y eso significa, que el mundo, a veces, gira en el sentido correcto.
Y yo quiero dejarme mecer en ese movimiento.

sábado, 19 de septiembre de 2009

SI EXISTE ESE LUGAR...

(Para leer con música...si quieres)

Si existe un lugar donde el alma se sienta tranquila
donde la voz de un amigo acompañe siempre
donde la luz no ciegue, solo acaricie
y el sol salga siempre al final de la tormenta,
un lugar donde la soledad no pese
donde los días sean míos…y tuyos…
nuestros...
Donde los abrazos no cuesten lágrimas
y haya espacio para respirar
para amar sin miedo
para ser imperfecto
para ser libre…
Un lugar donde las culpas no ahoguen
y siempre haya una playa donde ir
y sentirse en casa…
Un lugar donde me mires de verdad
y no te asustes cuando me conozcas
y me perdones
y me quieras
y me acojas en tus brazos
sin más deseo
que el de tenerme
a pesar de mí, a pesar de todo...

Allí nos encontraremos…

martes, 15 de septiembre de 2009

CUANDO LLORAR SE HACE ARTE

Cuando la poesía es leída (regalada) como Darío Grandinetti lo hace (y no muchos, siquiera grandes actores, son capaces de ponerles voz así) entonces sobrepasa la frontera misma de la poesía, haciendola, si es que eso es posible, más grande. Poner voz a la poesía es como cerrar un círculo. No es necesario, pero qué gozo!

El poeta es Oliverio Girondo.






Menos mal que ahora mismo no tengo ganas de llorar, porque si no, tal vez, me moriría de placer...y de lágrimas.

Fotogramas de la película "El lado oscuro del corazón", de Eliseo Zubiela.

EL SUEÑO MAS DULCE




Doris Lessing nos introduce en el ambiente la Gran Bretaña de los 60, del movimiento político-cultural que agitaba medio mundo, o el mundo entero, en esa época. La marihuana, la idea de libertad, al antifascismo por bandera, la incipiente revolución sexual, el comienzo del feminismo, la demonización de todo lo que oliera a burgués y la románticas ideas de unos jóvenes que se posicionaban en contra de todos los valores establecidos hasta entonces por sus padres, sus abuelos y el status quo imperante.

Lo hace sin restricciones mentales, sin recelo, sin acritud, con sinceridad, con ternura incluso, como testigo de una época que se agotó asímisma en las incongruencias, en las falsas expectativas, en las mismas ambiciones y deseos de poder que estos mismos jóvenes habían criticado a gritos en manifestaciones, en reuniones, en mitines llenos de energía y de esperanza y que años después ocuparían los mismos cargos burgueses e imperialistas que habían criticado.
Olía a revolución. Vestían para la revolución. Soñaban con la revolución que cambiaría el mundo.





La novela abarca un periodo largo, quizá 30 o 40 años. Los jóvenes que viven en la casa de Frances (a costa de Frances), sus hijos y los amigos de sus hijos, no quieren trabajar, ni estudiar, ni se ganan un sueldo para comer. Se marchan de las casas de sus padres y ocupan, literalmente, la de Frances. Hablan del futuro, se reúnen, hacen mitines, fuman, y levantan el puño en alto ensalzando una romántica idea del comunismo. Son jóvenes a los que les frecuentemente les gusta robar, porque así creen minar los cimientos del capitalismo. El insulto más reiterado en esa época es “fascista”, o “reaccionario".

Me resulta significativo lo que describe Julia, la madre anciana (reaccionaria, conservadora y burguesa de nacimiento, que había vivido y sufrido las dos guerras mundiales) del famoso y asertivo Jonnhy Lennox, un vudú, un líder nato de aquella época, un defensor a muerte del comunismo, cuando va a escucharle a un mitin lleno de jóvenes contra la guerra del Vietnam: “Allí arriba se encontraba Johnny, y Geoffrey, cuyo rostro limpio y compuesto conocía muy bien, si bien ahora llevaba una cabellera de vikingo, estaba de pie con las piernas abiertas, lanzando puñetazos al aire con la mano derecha, como si apuñalara a alguien, y asentía con sonrisas a lo que decía Johnny, que era una nueva versión de lo que Julia había oído tantas veces: el imperialismo americano…, rugidos de aprobación; el complejo industrial militar…, gruñidos y abucheos, siervos, chacales, explotadores, vendidos, fascistas. Apenas se distinguía una palabra, porque las ovaciones eran atronadoras….Sobre la plataforma había un montón de gente. Todas las caras estaban radiantes, llenas de presunción, suficiencia y triunfalismo. Qué bien conocía aquellos gestos, y cuánto la asustaban. Se pavoneaban en lo alto del escenario, iluminados por potentes focos, desgranando frases que ella invariablemente adivinaba antes de que salieran de sus bocas. Y el público componía una unidad, un todo, una masa capaz de matar o provocar disturbios, y ardía…Sí, de odio”.

No es una novela que ensalce ni critique la revolución política que se produjo en esa época ni los comportamientos de los protagonistas que la blandieron. Simplemente habla, cuenta, desgrana las fisuras, las contradicciones, los logros y y los desaciertos de unos años que marcaron época.





Los años del Gran Sueño que la izquierda forjara un día.



Del sueño más dulce.

domingo, 13 de septiembre de 2009

UN LUGAR EN EL MUNDO

Este es el spot de Estrella damn que todos habreis visto (reducido) en la tele. Es Formentera. Sí. La isla mágica. Mi isla.
Mucha gente la desconoce, o simplemente, nunca la tiene en el pensamiento. Me preguntan: "qué tal te ha ido entonces por las Canarias? No, no me fui a Fuerteventura. Me fui a a Formentera como te dije...".



La descubrí hace 3 años y desde entonces se grabó a fuego en mi corazón, a base de noches límpidas y estrelladas, sabinas centenarias, silencios mágicos, calas sobrecogedoras y las puestas de sol...esas puestas de sol...casi místicas.



Si hay un lugar en el mundo para cada persona, este, puede que sea el mío.



Fantaseo frecuentemente con irme a vivir allí, encerrarme (abrirme) a su misterio, su magia, su energía liberadora.

Formentera no es para todo el mundo.
Hay quién no encontrará allí más que una tranquilidad pasmosa, muchas lagartijas y un paisaje algo árido, lejos de la frondosidad de otras islas.

Hay quien no podrá recibir su regalo.
Hay quien ya no podrá olvidarla.

El spot está muy bien, siempre que uno no piense que cuando llegue se encontrará inevitablemente con dos modelos impresionantes dispuestas(os) a adoptarte por unos días y con las(los) que podrás tener una aventura bohemia y pasajera.

Por poder, se puede. Allí casi todo el mundo está abierto a la magia: se contagia de forma inevitable.


Pero el cine es el cine. Y la vida real, otra cosa.





No obstante, no es imprescindible estar tan bien acompañado.

La isla es, por ella misma, la mejor de las aventuras. Si me lo permitís,y si uno se lo permite,diría que hasta un viaje iniciático...






Fotos: cortesía de Carma, una amiga que conocí en mi viaje a Formentera en el 2008.

domingo, 6 de septiembre de 2009

ARENAS DE SOLEDAD



Esta canción siempre me ha puesto los pelos de punta. La escena de la separación de la pareja cuando ella se va de Cuba en un barcucho es demasiado para mí.

El tema y las escenas son de la película "Habana Blues".

Arenas de Soledad.
Las playas del mundo están llenas de esa arena.

Que disfruten del tema.

"Habana Blues", la pelicula.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

OH, CIELOS, TENGO LA NEVERA VACÍA!!


Me gusta convertir las cosas que hago en un placer. Al menos, lo intento. Con las que de por sí son placenteras, no es ningún mérito. Pero con las que se suponen tediosas, o insignificantes, cuando al realizarlas disfruto, es todo un logro.

Pero hay una que no hay forma de lograr que sea un placer, ni tan siquiera pequeñito:


HACER "LA COMPRA".


(Entiendase la compra habitual necesaria para la vida: tomates, huevos, leche...etc,etc...)


Los supermercados me resultan sitios deprimentes con luces más bien asépticas, donde se está porque hay que estar porque si no, te mueres de hambre, pero que, si pudiera,no pisaría ni por todo el oro del mundo. Supongo que me quejo de vicio: hace años había que criar durante meses al cerdo y luego matarlo, si querias comer. Y era todo un acontecimiento social. Y mucho antes, al mamut. (Bueno, a ese no había que criarlo, solo ir a buscarlo, lo que suponía meses de preparativos para los cazadores y la vuelta con la presa era la mayor fiesta de la tribu). Antes se criaban gallinas, y se recogían los huevos cada día, y cada huevo era un pequeño tesoro. Las huertas se cuidaban con esmero y con cariño, y comer las judías que plantaste en el otoño sabía a gloria. Había que hacer el pan uno mismo, y los cocidos en la olla de barro duraban horas, y la casa olia a gloria.


Ahora lo tenemos todo a mano. Absolutamente todo lo que queramos.


El cerdo, envasado al vacío. Los huevos por centenares, de gallinas amontonadas y casi asfixiadas desde que nacen hasta que mueren. El cocido, enlatado; las frutas, formas insulsas criadas en invernaderos.


Obviamente nuestra vida, ahora, es más fácil. Además, para los que no tenemos tiempo de hacer cocidos "de los de verdad", la vida se nos ha simplificado.


Pero se ha perdido la esencia. El proceso. El disfrute.
Ir a comprar se me ha convertido en una tortura que intento hacer lo más rápidamente posible porque, realmente, disfruto más bien poquito. Y me da rabia, porque es una de las partes más importantes, necesarias, y omnipresentes de nuestra vida.


Como dice el gran José Mota: "las gallinas que entran, por las que salen".

O "lo uno por lo otro"

O bien: Es el precio que se paga por los adelantos sociales y tecnológicos. Que hay niños que no saben que la leche sale de una vaca, y no necesariamente de un tetra-brik.


En una de estas me uno a una comunidad hippie y me pongo a criar gallinas y a plantar mis propios espárragos.


En una de estas.



martes, 1 de septiembre de 2009

UNA HABITACION DE HOSPITAL


La oscuridad me arropaba como una madre, y aunque la habitación era desoladora (una vieja cama de hospital maltrecha por los años, dos toallas limpias a sus pies, un aparador triste lleno de papeles emborrononados y algún bolígrafo olvidado ya sin tinta, una lámpara de aluminio rota reparada con esparadrapo, paredes descorchadas y una rejilla justo encima del espinazo por donde salía una aire helador), tuve todavía un rato para acurrucarme entre las sábanas y taparme con 3 viejas mantas de lana que llevaban bordado el logotipo del hospital. Eran las 4 de la mañana. Desde fuera llegaban los sonidos de las enfermeras que transitaban por el pasillo, las alarmas de los monitores y ruidos inconexos varios que no lograba identificar. En la paz relativa de ese mi agujero personal por esa noche, logré relajarme por fin unos momentos, aflojar los músculos, cerrar los ojos y dejarme llevar.

Y de pronto sentí.
Súbitamente.

Unas inmensas ganas de llorar, una soledad abrumadora, emociones retenidas, la sensación de no saber hacia dónde iba mi vida o de dónde quería que fuera.
Lloré como hacía tiempo que no lo hacía, a borbotones, rezando para que la enfermera no llamara a mi puerta en ese momento para interrumpir ese estado sagrado en el que el hombre conecta a veces consigo mismo, en el que se le permite flaquear y dejar la rigidez a un lado, en el que afloran a la conciencia, y a los ojos emociones bien guardadas durante el día cuando las fuerzas te mantienen alerta y en lucha.
No sé muy bien por qué lloré. Pero sé que me hizo mucho bien.
Creo que me quedé dormida después.

Hasta que sonó la puerta y me levanté desorientada. “Clara ha vomitado 2 veces, le pongo un zofrán?”. “Sí, pónselo”. “Eduardo sigue nervioso a pesar del haloperidol, te lo digo por si su enfermera viene luego” “De acuerdo, si no se calma, que me llame. Alguna otra cosa?”. “No, todo está bastante tranquilo”. “Gracias”.

Acto seguido fui al baño y al encender la luz me vi en el espejo. Menudo susto.
Llevaba el rímel corrido, unas ojeras hasta Cuenca, y el pelo revuelto. “Si no se ha infartado al verme, es que es de piedra”.

Me volví a la cama y me quedé profundamente dormida.

Había que reponer fuerzas.
Que a las 9 era el pase de guardia.

Y 20 pacientes críticos que contar.

martes, 18 de agosto de 2009

LA ELEGANCIA DE MURIEL (O CÓMO SOBREVIVIR A UN BEST-SELLER)




DE UN PASILLO A LAS CALLES

"¿Qué guerra es esta que combatimos,
seguros de nuestra derrota?

Aurora tras aurora,
extenuados ya de todas las batallas que aún están por venir,
nos acompaña el espanto del día a día,
ese pasillo sin fin que, en las horas postreras,
será nuestro destino por haberlo recorrido tantas veces.

Sí, angel mío, así es el día a día: tedioso, vacío

y anegado en desdicha.

Las calles del infierno no le son en nada ajenas;
Uno acaba allí un buen día
por haber permanecido
en ese pasillo demasiado tiempo.

De un pasillo a las calles:
entonces
acomete la caída,
sin sacudidas ni sopresas.

Cada día
volvemos a experimentar la tristeza del pasillo
y, paso tras paso,
seguimos el camino de nuestra lúgubre condena.

¿Vió él las calles?
¿Cómo se nace después de haber caído?
¿Qué pupilas nuevas sobre ojos calcinados?
¿Dónde empieza la guerra y dónde cesa el combate?


Entonces, una camelia. "






Cada cual hace la crítica de un libro a su manera. Yo lo hago de ésta: con el apartado 14 del capítulo "Paloma" del libro "La elegancia del erizo". Me he permitido la licencia de darle estructura visual de verso, aunque el capítulo original está escrito en forma de prosa, con frases concatenadas y puntos y seguido. Y lo he hecho así porque así lo veía mientras lo leía.
Como un poema. Precioso, además.


Es cierto que tenía mis reticencias y resistencias a la lectura de este libro por haber sido un boom editorial y poseer un, siempre sospechoso, fenotipo de best-seller. Y ya saben mi fobia a estos ejemplares. Yo, que me quedé sin leer "La sombra del viento" o "El código Da Vinci"...


Pues bien, me decidí a comprarlo y me decidí a leerlo.


¿Me ha gustado? Sí, me ha gustado. A momentos, me ha emocionado. Aunque los personajes son, en ocasiones, y como le han criticado a la autora, personajes difícilmente creíbles, pedantes, excéntricos, yo me pregunto: por qué ese empeño en querer que todo sea como nos imaginamos que tiene que ser?


Para eso es una novela: para volar. Para escribir lo que te dé la gana, que para eso es tu novela, y para construir los personajes lo locos o excéntricos que te apetezca que sean. Porque puede ser que sí, que sea dificilmente imaginable una portera que sabe de filosofía, de música, de literatura y de cine (y todo eso a la vez) más que un catedrático de filosofía, un crítico de cine o un sesudo profesor de literatura (y todos ellos, a la vez), o una mocosilla entrañable de 12 años que habla de Kant, de Platón o de Ronsard como los simples mortales hablamos de ropas, del supermercado o de lo barato que me ha salido un billetito a dublín-fíjate-tú. Pero fuera de estas consideraciones, creo que son personajes bien construídos y consistentes, que es lo que se puede criticar a un escritor cuando adolece de ello.

La voz narrativa es en primera persona y en forma de diario doble y simultaneo, lo cual le confiere un aire intimista y aunque no se puede decir que sea original (grandes novelas fueron escritas en forma de diarios o cartas), sí se sale un poco de la estructura narrativa de las novelas actuales. Pero una siente también, en su fuero más interno (que en ocasiones peca de malpensante) si no será una argucia editorial pro-ventas planeada antes de ser escrita, el hecho de que los capítulos sean escuetos, cortos, proclives a ser leídos fácilmente en los asientos de un metro. Proporcionan al lector no asiduo a leer el alivio de la interrupción, la ilusión de la facilidad.

Con eso y con todo, tiende uno a leerlo de un tirón.

Eso sí, me parece fascinante que se pueda crear una novela éxito de ventas (y en general, cualquier novela) que transcurra en el (no tan siempre) simple marco de un edificio de viviendas. Todo ocurre en unos cuantos (bastantes si tenemos la consideración de que es un edificio de "ricos") metros cuadrados; pero sobre todo en la cabeza y en el corazón de las protagonistas. Y la cabeza, el corazón y el alma son los parajes más extensos que nos podamos imaginar, si se sabe explorarlos con interés

Reconozco que me priva su forma de escribir: está llena de ocurrencias afortunadas, giros ingeniosos, frases hiladas con precisión e imaginación, amenidad, ternura, y ascendencia. Y en ocasiones, poesía. Otras, sesudas reflexiones filósofo-psicoanalíticas, remakes siempre de libros ya escritos, de cosas ya dichas, y aun así, o por eso mismo, eternas. Uno tiene la sensación de ir "in crescendo" hasta que casi le falta el aire en el penúltimo capítulo.

Y hete aquí la caída. La traición (de la autora). La obstaculización de la consumación de la felicidad que todos esperamos. Un final así es perfectamente posible. Pero frustante. Creo que todos maldecimos un poquito a Muriel Burberry al llegar al capítulo final. Pero, finalmente, como digo, es su novela y puede hacer lo que quiera. Aunque ¿veo en este final (¿será envidia mezquina mis proximas palabras?) una incapacidad para cerrar con la misma tensión y belleza que ha logrado hasta este momento, una historia que se perfilaba de final sublime con violines y camelias quedandose en final que busca impactar a la manera de las pelis americanas??

Por cierto: en menos de 2 años de su publicación se ha comenzado a hacer una versión cinematográfica del libro. Tendrá qué ver?? ¿Tiene todo que ver con la rentabilidad? ¿O con la verdadera literatura?.


Hay por tanto, sentimientos encontrados tras leer "La elegancia del erizo". Algunos de ellos no soy capaz de descifrarlos todavía. Tengo la terrible sensación de que es un libro bello que ha sido "diseñado" para ser un éxito editorial.


A pesar de lo cual Muriel Barbery pasa el trago de forma muy elegante.






Imagen: foto de una camelia y del libro extraída de la red

martes, 11 de agosto de 2009

"INSOLACIÓN"

Pradera de San Isidro en el siglo XIX


35 graditos a la sombra, lo que significa unos cuantos más al sol. Desidia, astenia, anorexia, y me falta la vida por dios, me duelen todos los músculos de mi cuerpecito. Y eso que a mi me gustan los calores...pero esto...esto no es vida. Tumbada en mi sofá, me pierdo. Me pierdo entre las páginas de libros que se amontonan en la librería, quizá tan asténicos y agotados como yo.


A Asís Taboada, viuda de Andrade, le "agarra" una "insolación" cuando se va con Diego Pacheco a la pradera de San Isidro a festejar, bastante clandestinamente, la festividad del Santo. Lo que para nosotros es tan natural, salir una tarde con un chico que te gusta, tomar algo al aire libre, bromear, sonreir, disfrutar, sin que, necesariamente tenga que haber nada más, en el siglo XIX ,en el Madrid del siglo XIX es, casi, un pecado. La historia en sí, no tiene nada de especial ni de escabroso, excepto si miramos que tiene lugar en un país y en una época en los que se miraban con lupa las relaciones y en los que predominaba la hipocresía y una moral sexual hacia las mujeres, férrea, cerrada y condenatoria por naturaleza. La protagonista se siente culpabilísima de sentirse atraída por Pacheco y de disfrutar de quedar con él, pero a la vez no puede escapar al hechizo de ese don juan de pacotilla, un truhán, un pillo guapo, un perezoso, ignorante y sensual, en opinión del comandante Gabriel Pardo, otro de los personajes.


La "Insolación" a la que hace referencia el título del libro de Emilia Pardo Bazán no es sólo el conjunto de signos y síntomas físicos que sufre la viuda de Andrade tras su primera salida con el guapo gaditano, representa también simbólicamente, los escrúpulos, la culpabilidad, la ansiedad de una mujer que se siente juzgada por la sociedad y por sí misma.


La Pardo Bazán se atrevió a contarlo, y en cierto modo, a criticar esa moral de doble rasero que condenaba a una mujer que se atrevía a disfrutar de sus deseos y su sexualidad. (Y que enaltecía sin embargo al macho que así actuaba). Algo que todavía hoy sucede, aunque a una escala notablemente menor.


Sin embargo, el final me ha dejado trastornada. ¡¡¡El gaditano le pide casarse despues de su primera noche juntos!!! Perdón, pero no me lo creo. Claro que todo puede ser, pero un don juan como el Pacheco, tras 5 días de guerreras argucias masculinas para conseguirla...no sé. ¿¿Que era amor de verdad?? O yo soy mu desconfiada o la Pardo Bazán se cubrió las espaldas y escribió un final "dentro de la moralidad". Pelín decepcionante. Eso, se lo dejo a los entendidos.


Lo que me encanta de estas novelas y que es casi tan interesante (en este caso, para mí, más interesante) que la historia misma, es la deliciosa descripción de la sociedad de la época, en este caso la ciudad de Madrid en el siglo XIX, las costumbres, las formas de hablar, las vestimentas que llevaban, cómo celebraban las fiestas, qué comían, qué utensilios utilizaban, cómo eran las calles entonces, los transportes, cómo era esta ciudad y cómo se respiraba.


Qué lejos ha quedado la villa y corte de entonces y cómo me hubiera gustado conocerla!!. Si pudiera hacer realidad un deseo, siempre lo he pensado, uno sería sin dudarlo, un viaje en el tiempo. A la Edad Media y a mi adorado Madrid en varios de sus momentos históricos. (Los otros no se los cuento).


Mientras tanto...nos quedarán los libros. Y el calor.
El calor este que abrasa los sesos.


sábado, 8 de agosto de 2009

SER Y PARECER FUERTE PARA SOBREVIVIR


"...en el Lager sucede de otra manera: aquí, la lucha por la supervivencia no tiene remisión porque cada uno está desesperadamente, ferozmente solo. Si un tal Null Achtzehn vacila, no encontrará quien le eche una mano; encontrará más bien a alquien que le eche a un lado, porque nadie está interesado en que un "musulmán"* más se arrastre cada día al trabajo; y si alguno, mediante un prodigio de salvaje paciencia y astucia, encuantra una nueva combinación para escurrirse del trabajo más duro, un nuevo arte que le rente unos gramos más de pan, tratará de mantenerlo en secreto, y por ello será estimado y respetado, y le producirá un beneficio personal; será más fuerte, y será temido por ello, y quien es temido, es, ipso facto, un candidato a sobrevivir.

En la historia y en la vida, parece a veces discernirse una ley feroz que reza: "a quien tiene, le será dado; a quién no tiene, le será quitado". En el Lager, donde el hombre está solo y la lucha por la vida se reduce a su mecanismo primodial, esta ley inicua está abiertamente en vigor, es reconocida por todos. Con los adaptados, con los individuos fuertes y astutos, los mismos jefes mantienen con gusto relaciones, a veces casi de camaradas, porque tal vez esperan obtener más tarde alguna utilidad. Pero a los "musulmanes", a los hombres que se desmoronan, no vale la pena dirigirles la palabra, porque ya se sabe que se lamentarán y contarán lo que comían en su casa. Vale menos aun la pena hacerse amigo suyo, porque no tienen en el campo amistades ilustres, no comen nunca raciones extras, no trabajan en Kommandos ventajosos y no conocen ningún modo secreto de organizarse. Y, finalmente, se sabe que están aquí de paso y que dentro de unas semanas no quedará de ellos más que un puñado de cenizas en cualquier campo no lejano y, en un registro, un número de matrícula vencido. Aunque englobados y arrastrados sin descanso por la muchedumbre innumerable de sus semejantes, sufren y se arrastran en una opaca soledad íntima, y en soledad mueren o desaparecen, sin dejar rastros en la memoria de nadie".


* Nota del Autor: Con el término Muselmann, ignoro por qué razón, los veteranos del campo designaban a los débiles, los ineptos, los destinados a la selección.


Extracto de "Si esto es un hombre", Primo Levi (1917-1987)



En Auchwitz, como en la vida cotidiana, esta máxima es, increíblemente, real.



Foto: Campo de exterminio Auschwitz II-Birkenau, Cracovia, Polonia.

viernes, 7 de agosto de 2009

LA VERDADERA HISTORIA DE PENÉLOPE Y ULISES CONTADA POR MONTERROSO


LA TELA DE PENÉLOPE O QUIÉN ENGAÑA A QUIÉN

"Hace muchos años vivía en Grecia un hombre llamado Ulises (quien a pesar de ser bastante sabio era muy astuto), casado con Penélope, mujer bella y singularmente dotada cuyo único defecto era su desmedida afición a tejer, costumbre gracias a la cual pudo pasar sola largas temporadas.


Dice la leyenda que en cada ocasión en que Ulises con su astucia observaba que a pesar de sus prohibiciones ella se disponía una vez más a iniciar uno de sus interminables tejidos, se le podía ver por las noches preparando a hurtadillas sus botas y una buena barca, hasta que sin decirle nada se iba a recorrer el mundo y a buscarse a sí mismo.


De esta manera ella conseguía mantenerlo alejado mientras coqueteaba con sus pretendientes, haciéndoles creer que tejía mientras Ulises viajaba y no que Ulises viajaba mientras ella tejía, como pudo haber imaginado Homero, que, como se sabe, a veces dormía y no se daba cuenta de nada.

FIN"

Augusto Monterroso (1921-2003)




Simplemente, genial.

Cuadro: "Penélope and Her Suitors", James Stow.

domingo, 2 de agosto de 2009

DESPERTARES

Hoy me he despertado con esa laxitud que proporciona el verano y los días de sol, inmersa en una calma de mañana fresca de un madrid que olía a cantos de gorrión y a pereza.

Y he visto dos ojos que me miraban con curiosidad. Tumbado en MI sillón, el pequeño felino blanquinegro se regocijaba plácidamente en el estudio contemplativo de mi persona, y, juraría, que ha terminado por sonreirme. Después me ha dicho: "Hola, princesa" con un miau tan cariñoso que me he deshecho en ternura mañanera.

He suspirado feliz y le he contestado: "Dormimos otro ratito, ¿verdad?".

"Claro, reina".

lunes, 13 de julio de 2009

PRESENCIAS SIGNIFICATIVAS

Mi amado. A ti te espero.
Tranquila en mi sillón de soledad serena,
leyendo los renglones de mi vida,
descansando de tanto mundo efímero y de tanta impaciencia.
Te espero a ti y a tu altura infinita, a tu voz profunda, a tus palabras amables, a tu tez oscura y labrada por los años que te han hecho, bendito dios, lo que eres.
Te espero aun sabiendo que es posible que esté sola en esto.
Aun creyendote lejos aunque estés tan cerca.
Aunque pueda que tú estés ya de vuelta.

Aunque ni sospeches todo esto que siento.
Te espero porque me gusta esperarte.
Mi amado en el silencio. Mi admirado íntimamente.
Te espero, sonriendo, soñandote, queriéndote, adorandote.
Te espero. Te espero aquí, ya me conoces.
Mientras, vivo mi vida contenta de saber
que puedo sentir esto
abierta mi sonrisa y mis ganas de escucharte
de abrazarte, de explorarte
de, amor, tenerte
mientras hago lo único que puedo: esperarte
porque otra cosa, tesoro mío,
temo que no fuera elegante.

miércoles, 1 de julio de 2009

GLAMOUR FOR EVERYBODY II

Tras los comentarios de Turu y anónimo, he releído mi post anterior y me resulta horrible lo que he expresado y cómo lo he expresado.

Ciertamente, no tiene excusa que haya hablado así, tan a la ligera, de un tema, que tiene muchos matices.

Solo quería haber transmitido lo bien que me caen las personas que se quieren y se cuidan asimismas, pero lo he expresado fatal, fatal, porque parece que abogo por “la cultura al cuerpo” y lo que he querido decir (mal) es que admiro a aquellos que, sean cuales sean sus circunstancias, son capaces de mantener esa faceta de no sé como llamarlo, dignidad , autoestima…
En extremo, muy extremo, sería como aquél personaje de una peli de la que no recuerdo el titulo, al que van a fusilar, y esa mañana, en su celda, él se lava y se peina con el agua que cae de una gotera y se limpia las gafas con esmero y sale todo maqueado a su ultimo paseo.
No es la belleza en sí de lo que hablo. Es de esa actitud interior que todos podemos tener. De ese “glamour” que no se vende ni se compra. Que está dentro.

Pero me resulta muy difícil explicarlo, y todavía no sé si lo he hecho.

Pido perdón si alguien se ha sentido herido por mi escrito.

jueves, 25 de junio de 2009

GLAMOUR FOR EVERYBODY


Existe una raza de seres que me extrañan y me causan algo de hastío. Es el arquetipo (cada vez más abandonado, gracias a dios) de la mujer cincuento-sesentona típica española, cuyo máximo afán es mantener la casa limpia, su vida ordenada y gastar lo mínimo imprescindible. Nunca se arreglan, nunca se maquillan, tienen la cara avinagrada, y desprenden un cierto olor a mezcla de naftalina y cerrado con aromas de sudor seco bastante desagradable. No se permiten el más mínimo capricho corporal que las pudiera embellecer un poco, y su figura, descuidada, y con sobrepeso, no provocaría la líbido ni al hombre más deseoso de la tierra. Han llegado a esa difícil edad de una mujer en la que las hormonas se empeñan en deformarte el cuerpo cruelmente, y ellas no tienen conciencia de ello, porque muchas, ya eran así antes de que la menopausia atacara. Te las puedes encontrar en el mercado, en el puesto de hilos de los almacenes grande cobián, o en tertulia en la puerta de su edificio cotilleando sobre alguna vecina, y son bastantes desagradables en el trato.

No. No es que esté siendo cruel con mi propio género.

Una mujer puede estar rellenita y desprender una sensualidad envidiable, o ser poco agraciada y transmitir una belleza que te hace verla preciosa, o carecer de muchos recursos económicos y no perder, sin embargo, el don de la femineidad, aun en pequeños detalles. Se puede ser bella, en casi cualquier circunstancia y edad de la vida.
Siempre me he llevado bien con los “hedonistas equilibrados". Personas que se permiten darse caprichos de vez en cuando, que se miman, que se cuidan, que se arreglan, que huelen bien. Y no me estoy refiriendo a tener mucho tiempo libre, a tener una cuenta repleta o los que se dedican al “Dolce far niente”. Es algo interior.

Estas personas a las que me refiero en este post, transmiten tacañería, una rigidez tajante y ferrea, y una falta absoluta de jugosidad y generosidad. Entiendo que no conozco las circunstancias de sus vidas, pero echo en falta esa capacidad de las personas, que en casi cualquier circunstancia de la vida, por muy adversa que sea, saben poner un puntito de color, de glamour incluso, de dignidad corporal y de brillo en sus vidas y en las de los demás.
Da gusto (al menos a mi me lo da)ver a esas viejecitas que van con bastones y caminan despacito, con su pelo blanco recién aregladito y peinado en un moño impecable, sus uñas cuidadas e inmaculadas, su aspecto "escoscado" como dicen en mi pueblo, y sus ganas de seguir estando estupendas. (Me acuerdo de una señora que a sus80-y-muchos años sigue bajando puntualmente a comer a un restaurante que hay al lado de mi casa y te quedas mirandola y pensando: "qué rica es"). Da gusto ver que alguien se cuida.

En el otro extremo se encuentran las obsesionadas con sus arrugas, con sus patas de gallo, con sus michelines y que no ven más allá de las estructuras físicas de sus vidas. Se las puede reconocer por los liftings que les deforman la natural expresividad y por los morros siliconados de serie que les dan un aspecto de muñecas patéticas. Pero de esto ya hablaremos otro día.

Hombres y mujeres del mundo, guapos, feos, bajos, altos, gordos o flacos!! Respiremos el sol que nos llega estos días, transmitamos luz, hagámonos hermosos, arreglémonos, regalémonos un bonito peinado, un perfume fresco, pongámonos nuestras ropas más estupendas, cuidemos nuestro cuerpo con cariño, y salgamos al mundo con una sonrisa pintada en la cara.

No es broma.
Funciona.

lunes, 8 de junio de 2009

LEER ANTES DE COMPRAR


Me he comprado un foulard precioso.
En la etiqueta dice: "No lavar. No planchar. No limpiar en seco".

Dios mío, acabo de encontrar la prenda perfecta: solo hay que preocuparse por disfrutarla!!

Sin embargo, algo falla. Porque me temo que este foulard, en el fondo, es como todos. Algún día terminaré encontrandole una mancha. Y entonces una de dos: o tendré que deshacerme de él...o tendré que aceptarlo manchado. Si es que puedo.

No lavar. No planchar. No limpiar en seco.
Como si fuera tan fácil.

miércoles, 13 de mayo de 2009

CAUTION!: ESTADO MENTAL DAÑADO



Apenas entro en mi blog, no me da tiempo a leer los vuestros, parece como si se me hubiera tragado la tierra y un viento abrasador del Sáhara soplara sobre mis cenizas.
Pero sin embargo vivo.
Y hay todo un mundo bullendo detrás de ese aparente silencio.

Diagnóstico:
“absurda vida de ajetreo profesional y preocupaciones varias que resultan en prolapso mental de grado 3 (dícese del cerebro cuando lo has usado tanto que se te sale del craneo), obcecación extrema y ataques agudos de bloqueo encefaliforme que conducen al agotamiento físico-mental y a la irritante aparición de lapsus graves y cuadros olvidaticios semejantes a un alzheimer precoz galopante”.

Tratamiento:
Retiro de convalecencia en lugar apartado de montaña boscosa.
O en su defecto: hacerme monje budista por un tiempo.
El masajito relajante por hombretón entregado no me vale: entraría en un sueño tan profundo que se asustaría de mi rigidez cuasi-mortem.

Todo llegará.

Mientras tanto, os echo de menos, bloggeros en el camino.

miércoles, 29 de abril de 2009

UNA CHICA BOOM-BOOM

Hoy mientras cenaba, mi mente no daba para nada más provechoso que poner la caja boba y lo que me echaran. En una, anuncios. En otra, los mismos anuncios. En otra, los hombres de Paco. Mel Gibson tratando de salvar a la humanidad, unas mujeres desesperadas, nueva hornada de triunfitos, buff qué fatiga…
...cuando de repente, me topo con una reoperadísima Paula Vazquez y
un extraño ente de exótica dicción y media melena que habla de no sé qué chicas boom-boom en un lenguaje melifluo, estúpido y rebuscado. Y me salen 3 criaturitas regordetas y bajitas que se ponen a mover las tetas cual balones de “furbol” en sucesivas y convulsas embestidas impetuosas y dignas de toda mi fascinación. Y a una pregunta de la reoperada, la que parecía ser la líder de las de las tetas atómicas, responde:














“Yo me siento mu orgullosa de ser una chica boom-boom”.

Y ante la disyuntiva de morir de un ataque de risa, de un infarto agudo por la impresión o de una suprema vergüenza ajena, decido cambiar el canal ipso-facto.
Me miro las tetas.
Me digo que si intento simular los movimientos que he presenciado, mi columna se partirá sin remedio, la zona lumbar se encasquilletará y mis tetas saldrán volando y se estallarán en la pared de enfrente dejando una oscura mancha que tendré que quitar con lejía pura por lo menos.
Demasiados riesgos.
También me quedo pensando en cómo alguien se puede sentir orgulloso de tamaña hazaña.
Cambio el canal: “59 segundos”. Uffff, qué alivio. Aquí lo único que van a mover es la lengua, y no precisamente para enseñarnos cómo se practica un beso de tornillo. Menos mal, tanta vorágine corporal y vacío mental me han fatigado.
Pero nunca te acostarás sin saber una cosa más: las chicas boom-boom están de moda…y yo en la inopia. Así nos va. Cachisenlamar.

Lo que una se pierde por no ver la tele.



Foto del indomable: http://imgserv.ya.com/galerias2.ya.com/img/d/d12e8926313265fci3.jpg
Foto de las tetonas asesinas: http://www.famaabailar.tv/media/img/blogs/0/219/0561998726.JPG

PLATONOV




A pesar del frenetismo que me consume, ayer me dio tiempo (tiempo que no tenía pero ya me habían sacado las entradas) para ir a "PLATONOV" en el María Guerrero. Si tenemos en cuenta la vorágine vital que me acompaña, que tengo la cabeza bloqueada por mil cuestiones y que al sacar 40 euros del cajero me los dejé allí y me largué tan campante, de lo que me dí cuenta fue de que las 3 horas que duraba la representación fueron las 3 unicas horas del día en las que no estuve pensando en más de 5 cosas a la vez. Y eso fue un alivio.

Fue una representación grata, bien actuada, muy lejos del Chéjov que estamos acostumbrados a ver, quizá porque el autor escribió este texto 15 años antes del resto de sus obras y según nos comentó Pere Arquillué, el actor que interpreta a Platonov y con el que estuvimos charlando después en el subsiguiente y necesario bar de cañas, la obra original dura 9 horas representada y ha tenido que ser acortada muchísimo, con lo cual ahora dura 3 (tela).

..Me ha gustado bastante, quizá porque esta obra, amén de la posible mejor o peor critica que pueda hacerse de la técnica interpreta-tiva, escenográ-fica y de montaje, se presta para el espectador a un sin fin de interpretaciones psicoanalíticas del personaje principal: Platonov. Y a cada cual le llega su personaje, según le ha ido en la vida, o según a quien ha conocido, al encontrar similitudes con las de personas cercanas o con la suya propia.

En estos menesteres de discusión filosofopsicológico diagnóstica estábamos cuando Platonov en persona vestido de Pere Arquillué pasó por allí y decidimos preguntarle cual era su opinión de él mismo: bueno, de platonov. Y fue curioso: se estableció un consenso sobre que ante todo era un hombre egocéntrico o narcisista, incapaz de amar, cínico y brillante, y sobre todo amargado de la vida.

La mia personal es la de que era un hombre que en su juventud había sido muy idealista, y que la gran corrupción de su tiempo, la avaricia y mala fé de los perfectos aristócratas que le rodean y a los que desprecia profundamente, le ha convertido en un hombre amargado, decepcionado de la vida, cínico, que arremete contra todo y contra todos y que ha perdido la ilusión y la confianza en sí mismo.
Casado con una mujer que le adora (adorable está Carmen Machi que lo interpreta) y que le ama sin condiciones, él se siente indigno de ese amor, pero lo conserva durante tanto tiempo únicamente porque se siente halagado e impresionado de ser amado a pesar de considerarse a sí mismo una mierda (vamos, que aquí lo de que es narcisista parece contradecirse...o quizá no...: porque al fin y al cabo esa es otra forma de egocentrismo. "Yo no es que sea un desgraciado: es que soy el MAS desgraciado de todos, no puedo ser menos"). Rodeada estaba de psiquiatras y su diagnostico estaba claro, así que debe ser.

Las mujeres lo encuentran atractivo precisamente por esa naturaleza salvaje y autodestructiva que a muchas (no solo en el teatro) les lleva a querer "cuidar" y "cambiar" al pobrecito hombre perdido. De antemano, las perdidas son ellas. El las atrae pero a la vez las rechaza porque "a su lado solo van a sufrir". Aiññññññ....a alguno he conocido yo así, y de esos hay que alejarse como del diablo. Dan mala vida.
Y en fin, el final no se lo cuento por si la van a ver.
Es una obra diáfana, entretenida, bien interpretada, y el teatro Maria Guerrero me recuerda al de mi pueblo: el Principal de Zaragoza.
Así que blanco y en botella.



EPILOGO: cuando volví al cajero automático a los 5 minutos de haberme dado cuenta del despiste, mis 40 euritos ya no estaban allí. Obvio. Espero que alguien se compre unos zapatos a mi salud.
Joder.


Fotos y cartel: http://cdn.mcu.es/obrasg.php?ob=15&leng=es

miércoles, 15 de abril de 2009

BESAME, TONTO



Una foto inmensa. Gigantesca. La ultima campaña de la marca Diesel. Calculo que de más de 50 metros. Cubre la fachada de varios edificios en la céntrica plaza de sol. Como para no verla.
Caminaba distraída, pensando en mis cosas, cuando de repente...halaaaaa,de sopetón. Sin aviso ni nada. Sin entrenamiento mental previo.
Me ha dado corte sacar mi móvil para hacer una foto de la foto (no he sido la única que ha tenido tal impulso) y he decidido buscarla por internet.

La foto en sí, es buenísma.

Lo que se puede interpretar, mucho.Perversiones sexuales? Sadomasoquismo? ¿ Es un jovencito muy guapo que le está pisando la cabeza a un hombretón calvo? ¿Es su esclavo sexual? ?Quizá su amante? ¿Está fiambre y se ha caído de bruces sobre su lustrosa zapatilla o es que le está besando el pie? Ahhhh....es un fetichista enamorado de la zapatillaaa...o está jugando a yo te beso, tú me pisas?... ..Y qué hacen unos pies debajo de una mesa? Es el tercero de un trío al que se han cargado después de follar como locos? o ha sido un trío con un maniquí? Le ha dado un patatús después de que el guapo le robe las zapatillas? Qué demonios hace ahí eso???

Lo que digo: la foto da para un analisis muy interesante. Y hasta para una novela si empiezas a hacer asociaciones mentales.

Pero lo mejor de todo: que ha conseguido que me fije en la existencia de la marca.

Aunque tengo que reconocer que hay algo que no me termina de gustar. No sé muy bien que es. Quizá sea el impudor de sacar a relucir parcelas tan íntimas del ser humano para vender algo. La normalización de lo sórdido. La apuesta por la degradación. La comercialización aceptada y normalizada de la violencia psicológica.
La facilidad de ver estas (y otras) imágenes en todas partes no nos hace más humanos, ni más liberales, ni más abiertos de mente. Un niño no sabe lo que es todavía besar, pero pasará por sol y le preguntará a su madre qué significa lo que está viendo. Y cuentaselo, cuentaselo. Lo de "plantar la semillita de papá en la tripita de mamá" es ya ridículo. Ahora hay que aprenderse directamente un tratado sobre psicopatología sexual para saber responder a determinadas preguntas.

No sé si para vender zapatillas es necesario esto. Supongo que sí.

O es que me estoy volviendo mayor. O que por fin, me atrevo a pensar y a sentir lo que me da la gana.


Foto: http://www.thecooltrends.com/index.php?option=com_content&view=article&id=154

domingo, 12 de abril de 2009

CERVEZAS Y PSICOLOGIA DE GÉNERO



Cuando ví en la tele el anuncio de Heineken en el que unas mujeres se volvían histéricas de alegría al descubrir el inmenso vestidor que su amiga se había construido en su nueva casa, me sentí totalmente comprendida!!
Las tres cosas que no faltarán en mi futura casa son: un vestidor gigante, una terraza preciosa llena de plantas y de románticos bancos de madera (o un jardín boscoso en su defecto) y una biblioteca repleta de libros que cubra varias paredes. Además, también quiero un cuarto de baño grande con bañera (sin bañera, no hay trato), pasillos interminables, suelos de madera, de esa de casa antigua, que chirria al pisar, y techos altos, muy altos. Unos ventanales que lleguen al suelo, por donde el sol entre a raudales, y muchas, muchas plantas.
(Tengo una amiga que dice que ella renunciaría al vestidor por la biblioteca, pero no le doy mucho crédito, lee dentro de poco su tesis sobre “Diseño de packing y filosofía Kansai” y sospecho que está algo trastornada.)

Claro que he calculado que para ello tendré que hacer 15 guardias al mes durante 20 años, invertir en bolsa, comprar unas cuantas acciones y consultar con una medium el número premiado de la bonoloto con bote, por si todo lo anterior no es suficiente. O en su defecto apuntarme al casting de "¿Quién quiere ser millonario?"

Mientras tanto, siempre nos quedará...la cerveza. Y los anuncios de cerveza.




martes, 7 de abril de 2009

LA LIBRERÍA IMAGINARIA




Me encontraba perdida por algún lugar de Madrid. La calle en cuestión era pequeña, estrecha, de suelo adoquinado y ambiente cristalino y dorado, como cuando sale el sol tras una tormenta. Un local antiguo de la esquina llamó mi atención, en el letrero de la entrada ponía:
“ Librería Imaginaria”.
Me metí, intrigada por tal nombre, y me encontré con un lugar muy acogedor. En seguida me dí cuenta de que no había a la venta ni un solo libro de Autoayuda, faltaba de forma escandalosa la sección de los libros esotéricos y espirituales y en las estanterías de “Narrativa” solo se podían encontrar títulos de Pío Baroja, Cervantes, Pavese, Chejov, Dostoievski…Un momento. Allí pasaba algo: ¿Dónde se habían metido los innumerables autores contemporaneos de bestsellers que nos acribillan por todos lados en las librerías normales? ¿Y los libros éxitos de ventas escritos por la modelo de moda o el presentador de turno del momento? ¿Qué había pasado con esa literatura barata de autores desconocidos que crecen como las setas, que llenan cientos de estantes y nos hacen perder el tiempo cuando lo que estamos buscando es un simple libro de bolsillo de “Fortunata y Jacinta”, que, “vaya! no nos lo han traído aún”, pero a cambio ahí mismo tiene “usté” 20 ejemplares bien grandes y empaquetaditos de “El misterio de la Cripta de los Templarios”…o algo parecido?…
No me pareció ese un lugar muy normal.

Poco a poco, mientras me deleitaba con el hallazgo, una neblina grisácea comenzó a invadir el ambiente de forma imperceptible hasta hacerlo muy borroso, y me dí cuenta de que el dependiente ya no era el dependiente, era Allan Poe y mientras me miraba lanzaba unas carcajadas agudísimas y cínicas, y yo comenzaba a hundirme, me hundía irremediablemente en una espiral espesa, brillante, de libros de autayuda y de bestsellers, que trataba de tragarme…y yo gritaba No!! Nooo, por favor!!!!.... y entonces desperté sudando y con el corazón latiendo a cien por hora.

Ah! Había sido un sueño.
Un sueño delicioso. O una pesadilla.
Según se mire



Foto: http://www.flickr.com/photos/51035555243@N01/176219371