meta name='verify-v1' content='pwiMUB28RJ4hiCr1EXENhHkHqJz4luG0BcIKSmW7UJk=' /> penelope en el paraiso: FRIENDS DON'T LET FRIEND DRINK FRIENDS

jueves, 19 de noviembre de 2009

FRIENDS DON'T LET FRIEND DRINK FRIENDS



Me llamaba mucho la atención la famosa saga de vampiros guapetones enamorados de inocentes muchachitas humanas del siglo veintiuno. Así que, como si de una adolescente se tratase, me dispuse a ver "Crepúsculo" en la caja tonta.
Siempre me han gustado los vampiros. No los reales, esos que chupan la energía positiva y se aprovechan de tu buena fe.
No.

Los de leyenda. Los que te muerden en el cuello y te provocan una sensación de dominio hipnótico ,con su elegancia seductora, con su exquisita y poderosa presencia de la que no puedes (ni quieres) escapar.
Ese sentimiento mezcla de miedo y placer, de dolor y gozo es la naturaleza misma del DESEO.
Que se lo pregunten a Freud...que con tanto psicoanálisis ya podría haber escrito un librito sobre "los vampiros y la fascinación que ejercen en las mujeres".

Pues bien: menudo bodrio, por-favooor!!! Esa familia excéntrica y venida a más, que vive en una mansión moderna último modelo, que se compra muebles fashion, y que escucha a Debussy...que se hacen llamar "vegetarianos" y no tienen camas en sus cuartos, ni van a restaurantes y que en sus ratos libres juegan al beisbol a cámara rápida...me dejó fría.
El guión es aburridisimo, repetitivo y totalmente predecible. Y ni la belleza del protagonista me lo hace soportable: un chico modernito, con una mirada profunda (motivo por el cual ganó el casting),que es lo único que sabe hacer delante de una cámara, terminó por desquiciarme.

Jooo, con tantisimo dinero invertido, no podrían haberse currado lo que más importa: el guión y las interpretaciones, un poquito más???


Películas como "Entrevista con el vampiro", "Drácula" de Bram Stoker, las muchas de Cristhopher Lee o el mismísimo "Nosferatu" son grandes joyas de la cinefilia vampírica, que aterrorizan , enganchan y crean una belleza morbosa sin igual.
Hay otras muchas mediocres que han pasado sin pena ni gloria por los cines del mundo, pero la fama mediática de "Crepúsculo" y, me temo, la intragable saga que viene después se ha alzado con una fama inmerecida y conseguida a base de dinero y marketing. Marketing y dinero. Y muy poco talento. Aunque la fotografía sea la hostia.
Eso sí, es una película que crea monstruos: los niñatos carentes de toda credibilidad interpretativa que de la noche a la mañana se convierten en estrellas del Olimpo capaces de provocar desmayos y sueños húmedos a los adolescentes sin criterio de medio mundo. Y que suelen terminar así, fashion victims, atontaos, snifaos en fiestas de alto standing y medio desorientaos. Eso sí, ricos. Muy ricos.

Los vampiros no desaparecerán. Y se seguirán haciendo pelis sobre estos curiosos seres. Algunas, siguen siendo fantásticas. La última adquisición: "True blood", la serie que la Cuatro comenzó a emitir a horas intempestivas y que no puedo seguir por el mismo motivo que no puedo tener perros: por mis también intempestivos horarios profesionales.
Se la recomiendo encarecidamente.

Y que vivan los vampiros.

Los de leyenda.

3 comentarios:

Oshidori dijo...

Me encanta Bela Lugosi.

Segovia. Castilla dijo...

"Drácula" de Bram Stoker, es ante todo una obra maestra, un obra de arte en todos sus aspectos: imagen, guión, vestuario, música, efectos, fotografía,… Yo siento pasión por ese film. Me encanta que tu pienses lo mismo. Coincidencias de la vida, y que vida.
Besos, Álvaro Sg

Sonsoles dijo...

Tienes toda la razón. Realmente el libro es algo mejor, ya que está narrado en primera persona , la de una adolescente. Es para adolescentes, es el Harry Potter de los mayores de 13 años, sobre todo chicas. Mi hija me enganchó, pero realmente la peli me decepcionó. En cambio True Blood me pasó lo contrario. La serie es buenísima, pero el libro no me gustó nada ya que no aporta más detalles que la serie. Es más detallista, incluso más literaria, la serie que el libro.